La Guardia Civil investiga por delito de maltrato animal al dueño de dos cachorros galgos en Écija

Los animales estaban completamente invadidos por parásitos; garrapatas y pulgas, falleciendo uno por las enfermedadas transmitadas por las picaduras
|


IDENTIFICACION

La Guardia Civil investiga a M.P.L. como presunto autor de un delito relativo a la Protección de la Flora y Fauna y Animales Domésticos tras observar la patrulla del Seprona de Écija, cuando realizaba una inspección por la zona de un polígono industrial del término municipal una perera nueve miembros de diferentes razas y sexos rodeados de basura como cristales, plásticos, restos orgánicos así como agujeros creados por ratas. Por todo esto se decidió investigar para localizar al dueño o responsable.

Una vez que los agentes localizaron al dueño, M.P.L. regresaron al lugar y comprobaron que en la perrera solo quedaban dos animales. Al entrevistarse con el dueño, éste argumentó “que algunos de los perros que faltaban habrían muerto y otros supone que se los ha llevado alguien" sin poder afirmar con rotundidad al asegurar que había estado enfermo. 


Al inspeccionar la perrera, se certifica que existen dos galgos en pésimas condiciones higiénicosanitarias de entre tres y cuatro meses. Al proceder a identificar a los animales, descubren que el macho carece del microchip preceptivo, cartilla sanitaria y cuantos elementos son necesarios para el correcto cuidado del animal, además de encontrarse ambos canes infestados de parásitos. Tal es el estado en el que se encontaban, que los agentes suponen que puede peligrar la vida de los cachorros y rápidamente avisan a un facultativo veterinario.

Los animales fueron tratados por el veterinario, quien les administró protectores gástricos, antibióticos, antiinflamatorios, analgésicos e incluso hubo que realizarles transfusiones sanguíneas por la anemia que presentaban. Se le practicaron diversos test por si las garrapatas hubiesen transmitido alguna enfermedad por Leishmania, Ehrlichia y Borrelia (microbios transmitidos por picaduras de garrapatas), dando como resultado positivo en Ehrichia y Borrelia. Lamentablemente, uno de los perros falleció a las 36 horas del ingreso en la clínica veterinaria, según apuntan desde la clínica veterinaria.