Aprobada la declaración de la exportavoz municipal de Alcalá Puede como concejal no adscrita

​Jésica Garrote tendrá participación en las comisiones informativa pero no en la junta de portavoces, contando con la documentación relativa a los asuntos del pleno y una asignación mensual de 50 euros
|

Jessicagarrotealcalapuede

El pleno del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) ha aprobado en su última sesión una propuesta procedente de Grupo de Alcalá Puede, para que la exportavoz municipal de dicha formación, Jésica Garrote, deje de formar parte del grupo y sea considerada como concejal no adscrita, según han informado a Europa Press fuentes del Consistorio alcalareño. 


La propuesta, promovida por el propio Grupo municipal de Alcalá Puede, ha contado con un informe del secretario general del Ayuntamiento, según el cual los grupos municipales gozan de "potestad" en cuanto a la expulsión o no de sus propios miembros. Con esa premisa, la propuesta de Alcalá Puede de considerar a Jésica Garrote como edil no adscrita ha sido sometida a votación, siendo aprobada al votar a favor tres de los cuatro miembros de dicho grupo municipal y los nueve ediles del PSOE, abstenerse el resto de grupos municipales y no ejercer su derecho al voto la edil afectada. 


Jésica Garrote, eso sí, leyó ante el pleno un manifiesto en su defensa, advirtiendo de que su expulsión de las filas de Alcalá Puede, tras ser despojada de la Portavocía, constituye todo un "golpe de estado" en el grupo municipal  omo edil no adscrita. Según han precisado a Europa Press fuentes municipales, Jésica Garrote tendrá participación en las comisiones informativas, pero no en la junta de portavoces, contando con la documentación relativa a los asuntos del pleno y una asignación mensual de 50 euros, por los gastos de preparación y coordinación de comisiones informativas y plenos. 


EL CONFLICTO ORGÁNICO DE ALCALÁ PUEDE 


El grupo de concejales de Alcalá Puede, recordémoslo, ha estado marcado a lo largo de todo el mandato por un profundo cisma, al escindirse de Podemos las ediles Jésica Garrote y Sheila Carvajal, pero continuar su labor institucional bajo las siglas del mencionado grupo municipal. Mientras los dos restantes ediles de Alcalá Puede permanecían leales a la formación morada, desde las filas de la misma acusaban a estas concejalas de ser "cómplices" del Gobierno municipal socialista, por votar a favor de diferentes iniciativas controvertidas del equipo de gobierno. 


Jésica Garrote y Sheila Carvajal, -la primera de ellas portavoz municipal de Alcalá Puede-, llegaron a promover una moción contra sus dos compañeros de grupo, para tacharles de "tránsfugas" por apoyar la fallida candidatura alternativa a la Alcaldía que impulsaron varias de las fuerzas de oposición del Ayuntamiento de Alcalá, en el marco del pleno de investidura desencadenado tras la renuncia a la Alcaldía del socialista Antonio Gutiérrez Limones. 


Aquel lance fue finalmente saldado con la proclamación de Ana Isabel Jiménez (PSOE) como nueva alcaldesa. Pero desde hace un tiempo, según han informado a Europa Press los concejales de Alcalá Puede leales a Podemos, ambas partes del grupo municipal comenzaron acercar posturas, ante "la necesidad de superar las discrepancias y actuar como grupo municipal", de una manera "conjunta". 


"REGLAMENTO" PARA ALCALÁ PUEDE 


Dado el caso, ambas partes del grupo municipal habrían comenzado a trabajar en un "reglamento de funcionamiento" de Alcalá Puede, con aspectos como un "sistema rotatorio" en la Portavocía y un "techo salarial", para que la dedicación exclusiva del grupo municipal, que recaería sobre quien ocupe la Portavocía, no supere los 1.100 euros netos al mes, con 14 pagas. 


Durante este procedimiento con sus correspondientes "reuniones y debates", según las citadas fuentes, Jésica Garrote, como portavoz municipal del grupo, habría comenzado a actuar "por libre", llegando a promover mociones al pleno, de una manera directamente "unilateral", siendo objeto de "apercibimientos". Y además, según los ediles de Alcalá Puede leales a Podemos, Jésica Garrote habría estado compatibilizando el cobro de sus emolumentos como portavoz municipal del grupo, con una beca de estudios. 


Dado el caso, recientemente, un pleno ordinario celebrado por el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra daba cuenta de un relevo en la Portavocía del Grupo municipal de Alcalá Puede, en favor de la concejal Sheila Carvajal, merced a la "rotación" previamente acordada para dicho cargo. Al día siguiente, los concejales de Alcalá Puede Áticus Méndez, Pedro Nieto y Sheila Carvajal entregaban un escrito en el Ayuntamiento, reclamando que la edil Jésica Garrote "no continúe como concejal adscrita" al grupo municipal de Alcalá Puede y fuese declarada concejal no adscrita, como así ha sucedido.