Condenado a 15 años el hombre acusado de asesinar y descuartizar a su tío en Dos Hermanas

​La Fiscalía rebajó la petición inicial de 25 años de cárcel porque no concurre la agravante de parentesco que apreciaba en sus conclusiones provisionales
|

Palacio Justicia 2 Sevilla

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a 15 años de prisión por un delito de asesinato al hombre acusado de matar y descuartizar, en febrero de 2016, a su tío en Dos Hermanas (Sevilla), así como a seis meses de multa por profanar después su cadáver, han informado a Efe fuentes judiciales.


La sentencia llega después de que un jurado popular le declarara por unanimidad culpable de unos hechos por los que la Fiscalía pedía la pena que se le ha impuesto, el mínimo establecido por asesinato, que es de 15 años de cárcel. En el veredicto, el jurado también consideró al acusado culpable de profanar el cadáver de su tío, por lo que la Fiscalía le pedía una multa de 1.080 euros.


La Fiscalía rebajó su petición inicial de 25 años de cárcel porque no concurre la agravante de parentesco que apreciaba en sus conclusiones provisionales, por la atenuante de drogadicción, ya que el acusado era toxicómano, y por aceptar durante el juicio los hechos por los que se le acusaba.


El crimen se produjo en la vivienda de la víctima, Diego de D.R., de 56 años, que tres meses antes había acogido a su sobrino, que vivía en Gerona, con la intención de ayudarle a superar su drogadicción.El acusado, Francisco Javier R.de D., de 39 años, le destrozó la cabeza a su tío con un martillo grande.


La convivencia no era pacífica porque el sobrino vendía objetos de su tío sin su consentimiento, según el relato de la Fiscalía. Tras la venta de una videoconsola Play Station 4, el tío conminó a su sobrino a que volviera a Gerona, lo que generó una discusión que concluyó cuando el sobrino le golpeó con un gran martillo y con picola o pequeño pico de cantero.


Para deshacerse del cadáver, y con un "absoluto desprecio por la memoria de su tío", el acusado lo descuartizó con un gran serrucho y fue haciendo distintos paquetes, perfectamente embalados, mientras seccionaba el cadáver y después de desangrar los miembros, precisa la acusación del Ministerio Público. El acusado desangró el cadáver y le quitó la piel, la grasa y el tejido blanco con un cuchillo cebollero, lo que arrojó al inodoro, añade la Fiscalía.


El 27 de febrero de 2016, el acusado fue en bicicleta hasta el cauce del río Guadaíra a la altura del puente de la SE-40, donde ocultó los miembros inferiores de su pariente, introducidos en una mochila, bajo unas piedras. Luego compró una pala y una azadilla para seguir enterrando los demás fragmentos del cadáver.