El Ayuntamiento de Sevilla estudiará si la declaración de la Gavidia cambia sus usos

El edificio, propiedad del consistorio local y declarado Lugar de Memoria Democrática por la Junta, podría albergar otros usos con fines deportivos o sociales
|


La gavidia


En rueda de prensa, el concejal de Hábitat Urbano del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz, ha defendido que el Gobierno local no tiene "ninguna decisión tomada" respecto al futuro de este edificio de su propiedad. La antigua comisaría de la Policía Nacional de la plaza de la Concordia, nominada como de la Gavidia a cuenta de la plaza vecina a su enclave, permanece en desuso y cerrada desde 2003, toda vez que su propiedad corresponde al Ayuntamiento, después de que el edificio le fuese transferido por el Ministerio de Interior. 


Desde su cesión, el Ayuntamiento ha intentado vender el inmueble, siempre sin éxito, y en el pasado mandato, el entonces gobierno municipal del PP promovió una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), para reclasificar el edificio de suelo de interés público y social (SPIS), a suelo de gran superficie comercial. En el actual mandato, en el que el PSOE gobierna el Ayuntamiento, la institución municipal desistió finalmente de dicha recalificación, teniendo aún pendiente decidir qué uso dar al edificio. 


EL FUTURO DE LA GAVIDIA 


A día de hoy, según Antonio Muñoz, pesan "distintas propuestas" para destinar el edificio a "usos hoteleros, deportivos o sociales". Al respecto, ha mencionado la propuesta promovida por el colectivo de arquitectos 'Entre Adoquines', para que la antigua comisaría acoja un centro de investigación y emprendimiento de la Universidad de Sevilla y la Universidad Pablo de Olavide, junto a un espacio socio cultural y una zona lúdica. "No hemos tomado ninguna decisión", ha insistido, señalando que el Ayuntamiento sigue "permeable" a estudiar las diferentes "iniciativas" propuestas. 


Y después de que la Junta de Andalucía haya resuelto declarar el edificio, cuyo derribo llegó a sopesar el Consistorio a cuenta de su estado de conservación, como Lugar de Memoria Democrática, al tratarse de "uno de los principales lugares de la represión franquista" en Sevilla, el Consistorio habra de "estudiar" en qué afecta o no esta medida. "Habrá que estudiar los condicionantes de esa declaración para los futuros usos (del edificio), ver si hay o no condicionantes, y si se deriva alguna hipoteca", se ha encogido de hombros el edil socialista.