La Audiencia obliga a la Junta a restablecer el régimen de visitas de unos abuelos con su nieta

​Considera "desproporcionada" la decisión adoptada en abril de 2015 de suspender las relaciones personales entre ellos
|


Thumb 22

La Audiencia Provincial de Sevilla ha dictado una sentencia, ya firme al no haber sido recurrida por ninguna de las partes, en la que obliga a la Junta de Andalucía a restablecer el régimen de visitas que tenían unos abuelos con su nieta de seis años de edad, considerando "desproporcionada" la decisión adoptada en abril de 2015 de suspender las relaciones personales entre ellos. 


En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la Sección Segunda de la Audiencia rechaza de este modo el recurso de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales contra la resolución en la que el Juzgado de Primera Instancia número 23 estableció un régimen de visitas a favor de los abuelos y tíos de la menor consistente en una hora cada 15 días. Cabe recordar que la Junta retiró a los abuelos el acogimiento de la menor y esta decisión fue recurrida, sin éxito, ante el Tribunal Supremo, por lo que tanto el acogimiento con otra familia como el derecho a las visitas "son ya firmes". 


Tras retirarle el acogimiento, la propia Junta estableció un régimen de visitas a favor de los abuelos, pero a la tercera visita los técnicos dijeron que las mismas "iban mal" y las retiraron, de forma que la última se produjo el 21 de abril de 2015, una decisión que fue recurrida por la familia ante los tribunales, que le dieron la razón mediante una sentencia dictada en junio de 2016, ahora ya firme. Así lo ha dado a conocer en rueda de prensa el abogado de los abuelos, Gabriel Velamazán, quien ha reclamado a la Junta de Andalucía que "cumpla ya" con la sentencia y "no dilate más" el restablecimiento del régimen de visitas, todo ello tras haber "retrasado 15 meses" con su recurso el cumplimiento de la sentencia del Juzgado de Primera Instancia. "


Tienen derecho a un régimen de visitas sin más trampas", ha aseverado el letrado en el marco de esta rueda de prensa convocada en la vivienda de los abuelos de la pequeña, Miguel Ángel y Ana, donde ha criticado además la "incoherencia" de la Administración autonómica al haber mantenido su recurso y, de este modo, haber "pospuesto" las visitas.


COSTO "HUMANO" Y "ECONÓMICO" 


De igual modo, el abogado ha lamentado la "diferencia" de trato de la Junta, pues "no cumplen" con lo acordado por la Audiencia en una sentencia que ya es firme y, sin embargo, "obligaron a los abuelos a entregar a la niña bajo amenaza de que de no hacerlo mandarían a la Policía en 48 horas como máximo". 


El letrado se ha preguntado "por qué en este tipo de asuntos, cuando hay una sentencia favorable, no se ejecuta provisionalmente" la misma, y ha lamentado que "este irregular proceder de la Junta tiene un costo humano", porque afecta a las relaciones de los abuelos con su nieta, "y también económico", porque "las irregularidades se pagan" y esta familia "va a seguir luchando". 


Asimismo, ha querido mandar un mensaje a la familia acogedora de la menor para que cuide "con todo el cariño" de la pequeña y "no le hagan olvidar a los suyos", así como para que "ayude activamente a que las visitas sean un éxito", y con ello "contarán con la colaboración de los abuelos para que el acogimiento también sea un éxito". 


 Tras opinar que, aunque inicialmente el régimen de visitas consiste en una hora cada 15 días, si éstas "van bien, deberá ampliarse y ser un poco más libres", Gabriel Velamazán ha puesto de manifiesto que, "en vía administrativa, pueden y deber iniciarse las visitas", y en caso contrario habría que solicitar la ejecución de la sentencia, lo que supondría un nuevo retraso en este caso. 


LA JUNTA, "SIN CORAZÓN" 


El abuelo de la menor, Miguel Ángel, le ha pedido a la Junta que "no haga más daño" y les deje ver a su nieta para poder "abrazarla y besarla" tras dos años y tres meses sin poder hacerlo, asegurando que "no tienen nada en contra" de la familia acogedora, porque "entre todos podemos hacer más llevadero esto". "¿Qué soy yo, un asesino, por qué no me dejan verla?", se ha preguntado entre lágrimas. 


De su lado, la abuela de la pequeña, Ana, ha leído una carta en el que se ha mostrado convencida de que "pronto" podrán "ver y abrazar" a su nieta, reclamando a la Junta que "no permita que cosas como esta se las hagan a nadie más" y criticando que la Administración haya actuado "sin corazón", porque cada día que están sin ver a la niña "es una puñalada que nos dan". 


Tras la sentencia ya firme dictada por la Audiencia, los abuelos de la menor han remitido hasta tres escritos a la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, el último de ellos fechado este mismo martes, "para que se inicien cuanto antes las visitas", pero la Junta "ni siquiera responde" y con ello "vuelven a ganar tiempo, un tiempo que será nefasto para las relaciones familiares". 


En la sentencia, la Audiencia rechaza el recurso de la Junta, que en la vista celebrada en la instancia "interesó con carácter subsidiario un régimen restringido de relaciones", y critica que los abuelos de la menor "no solo fueron acogedores de la menor sin que se cuestionasen sus habilidades parentales, sino que en ningún caso se aprecia que el régimen de relaciones personales establecido en su día fuera determinante de una situación de riesgo, peligro o perjuicio para la menor que propiciase su suspensión definitiva". 


"Con independencia de que el exceso de efusividad y afectividad en las visitas pudiese abrumar levemente a la menor, lo cierto es que la medida de suspensión de relaciones personales" de la menor con sus abuelos y tíos "se considera desproporcionada desde la perspectiva del interés preferente y superior" de la pequeña, pone de manifiesto la Audiencia. A juicio del tribunal, el establecimiento de un régimen de visitas de los abuelos con la menor "propiciará no sólo una mayor adaptación de la menor a la familia de origen, sino el mantenimiento de la vinculación afectiva con sus miembros, potenciando las relaciones entre todos ellos".