NO ES ÓBICE

GURE ISTORIO AMAIGABE OROITZAPEN MAGIKOA*

|


Ndice 39


Cuando escribo estas sentidas letras me hallo de nuevo en Euskadi, aquél lugar donde vivimos juntos y donde se termino de fraguar completamente nuestra historia. Inevitablemente todo me ha recordado a ti. Aquella Ruta de la Plata, que recorríamos los dos solos, con Love of Lesbian o Lori Meyers sonando de fondo mientras nos fundíamos los dos en uno. Aquellas escapadas a Capbreton o San Juan de Luz a disfrutar de sus playas, a los San Fermines que fuimos juntos, o aquellos recorridos que terminaban en acantilados donde sentíamos las Galernas del Cantábrico batir con toda su fuerza y se nos erizaba la piel. Porque aquí fuimos felices, ufanos, por la sencilla razón de que fuimos nosotros mismos. 


Y es que hemos sido todo: amigos, confidentes, amantes ocasionales, pareja, compañeros de viaje, incluso hemos practicado sexo junto a otra persona y no hemos sido celosos nunca, porque aunque hubiera alguien entre nosotros, lo nuestro no cambiaba nada. Y es que se dice pronto, ya hace 12 años que nos conocimos, un tiempo plagado de felicidad. Y hoy me río de los agoreros, aquellos que barruntaban que lo nuestro no iba a durar, que no pasaríamos de un verano, que viviríamos una intensa, azarosa y corta relación. ¡Cuánto se equivocaban!

 

En cuento te vi supe que eras diferente a cualquiera que hubiera conocido, brillabas como una supernova, tu tersa piel nívea realzaba tu turgente y generoso trasero. Cuando llevábamos un tiempo observé de manera perspicaz que gastabas poco, lo que hizo que te apreciara aún más. Hoy, después del paso del tiempo, quizás hayamos envejecido, lo que NO ES ÓBICE para que me sigas pareciendo la mayor belleza del universo. Porque la belleza no se mide en el físico sino en lo que llevas dentro. Nadie nunca podrá separarnos. Tú y yo siempre. Mi Seat Córdoba.


* RECUERDOS MÁGICOS DE NUESTRA INFINITA HISTORIA