Vicente Iborra se despide visiblemente emocionado del Sevilla FC tras marcharse al Leicester

​En una repleta sala de prensa, el futbolista valenciano se marcha del que ha sido su club durante cuatro temporadas
|


IborraSFC

Visiblemente emocionado y tras ver un vídeo de su trayectoria en Nervión, Vicente Iborra se ha despedido oficialmente del Sevilla FC. El momento de su adiós, aunque el valenciano dejó muy claro desde las primeras frases, que para él es "sólo es un hasta luego": "No he venido a despedirme. Dejo la que considero que ha sido mi casa, pero sé que volveré". A partir de ahí, comenzó a agradecer, ordenadamente, a los compañeros que ha ido conformando en estos cuatro años.


"Vengo a dar las gracias a quien me permitió estar aquí. Monchi, siempre te estaré agradecido. Tampoco quiero olvidarme de alguien que en su primera llamada me hizo sentir lo que era el Sevilla, su ambición y su grandeza, José María del Nido Benavente. Quiero agradecer al presidente José Castro, aunque no pueda estar aquí, su interés y predisposición para que el año pasado siguiera en este club", afirmó.


No pasó por alto a los miembros del Consejo, los actuales y los que se marcharon, así como a todos y cada uno de los departamentos del club. Quiso detenerse en el delegado Juan Martagón, al que denominó como "un padre, sin olvidarme de su hermosa familia". También habló de Óscar Arias "por la relación que hemos tenido siempre y su comportamiento ejemplar. No te voy a desear suerte porque a las personas trabajadoras no les hace falta. Con tu grupo de trabajo nos vais a hacer un equipo ilusionante y trabajador".


También hizo hincapié en los que han sido hasta ahora sus compañeros: "Agradeceros por hacerme crecer y poder sentiros como una gran familia dentro y fuera del campo. Ojalá donde voy, encuentre gente con vuestro valor humano. Os voy a seguir y os voy a animar, porque vuestras victorias serán mis alegrías, así que poneros las pilas", les advirtió con una sonrisa. Y recuerdo también al banquillo: "A Unai Emery, Sampaoli y sus ayudantes por permitirme ser mejor, así como a Berizzo por su trato en un solo día de entrenamiento, en el que me di cuenta que el Sevilla FC está en buenas manos".


Para el final recordó a la afición sevillista, ante la que reconoce que se siente en deuda: "He conseguido títulos pero los premios no materiales son los más importantes. Haberos visto celebrar, tan felices, y sin abandonarnos pese a la dificultad. Eso es lo que os hace únicos y diferentes al resto. Si hay algún club donde se puede conseguir lo inimaginable, es éste. Estos últimos días me he dado cuenta de que ha valido la pena luchar tanto por vosotros y por eso me siento un poco culpable al dejaros". Para acabar, se refirió al propio Sevilla FC: "Gracias por dejarme ser un elegido y tener el privilegio de defenderte. He podido disfrutar de esta gran ciudad y del mejor derbi. Puedo decir, como ya dijo un amigo mío, que no nací sevillista pero moriré siéndolo".


Tras su discurso, Iborra atendió las preguntas de los medios, a los que también había agradecido su trato. Sobre su nuevo destino, afirmó que se considera "competitivo, ganador, y el día que crea que no puedo seguir creciendo, lo dejaré. Esta nueva experiencia es para seguir haciéndolo deportiva y personalmente". En cuanto a la negociación, reconoció que "ha sido rápido. Al final se presentó una oferta interesante para todas las partes y no hay que sacarlo de mayor contexto".


Para terminar, un último mensaje a los sevillistas: "La afición puede estar tranquila. Ahora lo hablaba con José Bernet y tiene toda la razón. El estadio sigue aquí y la afición se queda. El club estará en buenas manos y va a seguir cosechando éxitos, porque hay unas bases muy importantes formadas a partir de las cuales sólo se puede crecer".


LE ACOMPAÑÓ EL VICEPRESIDENTE DEL SEVILLA FC, JOSÉ MARÍA DEL NIDO CARRASCO


El vicepresidente primero de la Entidad, José María del Nido Carrasco, acompañó a Vicente Iborra en su despedida de Nervión. Y a él se dirigió tildando el día como “triste para la Entidad y para el sevillismo, porque estamos aquí para despedir a Vicente Iborra, un gran jugador, pero aún más grande como persona. Vicente Iborra es la gran prueba de que se puede ser sevillista sin haber nacido como tal. Es lo que nosotros llamamos, un sevillista de adopción”.


“Al hablar de Vicente, -continuó Del Nido Carrasco-, podríamos hacerlo de sus 173 partidos, de sus 30 goles, muchos de ellos fundamentales, de sus tres UEFA Europa League que hoy nos acompañan… Lo que demuestra que ha defendido con honor y orgullo el escudo del Sevilla FC. En una despedida, siempre se le pregunta a un jugador con qué momento de su trayectoria en ese club se queda. Pero si los sevillistas tenemos una imagen en mente es aquella en la que soltó lágrimas tras perder la final de Copa en el Vicente Calderón. Aquello demostró que Vicente es uno de los nuestros”.


“El Sevilla FC quiere darte las gracias y desearte toda la suerte del mundo, porque has defendido la capitanía del Sevilla FC con honor y mucho orgullo, como otros dos valencianos que previamente hicieron lo propio, Andrés Palop y Javi Navarro. Sevilla siempre será tu ciudad y el Sevilla FC, tu casa. Gracias capitán, concluyó.


Fuente: Departamento de Comunicación del Sevilla FC