La Junta de Gobierno desbloquea la segunda fase de la ampliación de las perreras en el Zoosanitario Municipal

​Se trata de 18 estancias para perros, que se suman a otras tantas de la primera fase y a las 40 de las naves anteriores
|


Galguis

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Sevilla ha aprobado el modificado del proyecto y del contrato de ejecución de obras que permite el desbloqueo en la finalización y puesta en servicio de la segunda fase de las nuevas perreras del Zoosanitario Municipal. Son 18 estancias para canes, que se agregarán a otras tantas de la primera fase.


Con anterioridad a este proyecto acometido en dos partes, el número de estancias para perros se limitaba a 40, de ahí que la ampliación fuera considerada como una prioridad en el Zoosanitario Municipal. A las 18 nuevas se unen otras 18, de manera que sumarán 76, casi el doble que al inicio del actual mandato, según ha destacado el delegado de Bienestar Social y Empleo del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Manuel Flores.


El proyecto de construcción de la segunda nave para perros tuvo que modificarse, y con ello el presupuesto global de la adjudicación, al aparecer raíces de árboles que no se habían previsto inicialmente en su redacción. Tal modificado se limita a 9.346 euros, un 4,5 por ciento del presupuesto de adjudicación, que finalmente se queda en 207.692 euros para el conjunto de la actuación –es decir, la construcción de las dos naves–.


“Tras este desbloqueo administrativo, se podrá terminar ese segundo pabellón para los perros, que en estos momentos está a expensas sólo de algunas terminaciones”, según ha abundado Flores. “Con ello, aumentamos la capacidad de albergar perros mientras tratamos de darlos en adopción, e incidimos, asimismo, en el bienestar animal”, ha concluido.


La estructura de cada uno de los dos pabellones de las nuevas perreras consiste en cuatro pórticos con cubierta a dos aguas a base de paneles sándwich de chapa de aluminio sobre correas metálicas. Cada módulo cuenta con una galería central de distribución con 9 estancias para los animales a cada lado, estancias que tienen una zona interior bajo cubierta y otra exterior cerrada. Asimismo, entre cada pabellón existe un pasillo de mantenimiento que da acceso a las zonas descubiertas de las perreras.


Se trata de dos pabellones funcional y constructivamente independientes, aunque están unificados visualmente por un zócalo de chapa que recoge, a través de sus puertas correderas también de chapa, los accesos al interior de las edificaciones y al pasillo entre las mismas.


El Centro Zoosanitario Municipal Ignacio Vázquez Muñoz se ubica en una parcela entre las instalaciones de los Almacenes Municipales, a través de los que se entra, y de Lipasam. Su acceso al tráfico rodado se realiza por un gran portón radicado en la carretera Sevilla-Málaga, en el kilómetro 1,5.