El SAS pagará una indemnización de 205.000 euros por los daños sufridos por un bebé en el parto

Los hechos ocurrieron en 2011 en el Virgen del Rocío, cuando el uso de ventosa afectó de por vida en la movilidad del brazo del recién nacido
|


Img cfajardot 20151210133451 imagenes lv terceros hospital virgen del rociokgzCU423888355413eiE992x558LaVanguardiaWeb


La aseguradora del Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha aceptado pagar una indemnización de 205.000 euros por los daños causados a un bebé durante el parto en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, según el auto de homologación judicial emitido por el Juzgado de Primera Instancia número 11 por las secuelas en el brazo que le han quedado a un niño que ahora tiene seis años con motivo del parto, tal y como ha informado la asociación ‘El Defensor del Paciente’, que ha tramitado este caso en nombre de los padres del pequeño. El acuerdo se alcanza después de que los servicios jurídicos de ‘El Defensor del Paciente’ en Sevilla interpusieran una demanda en la que se defendía que había existido una negligencia médica en el modo en que se atajó el parto en el que nació el niño P.A.B..


Los hechos se remontan al 28 de marzo de 2011, cuando el servicio de Obstetricia del Hospital Virgen del Rocío decidió finalizar un parto con ventosa, produciéndose una posible distocia de hombros, lo que significó que uno de los hombros del bebé, en el momento del parto vaginal, quedó atorado, de manera que el bebé no pudo ser expulsado “y literalmente se quedó atrapado en el canal del parto”. Esta situación, o las propias maniobras de extracción, a veces, provocan una parálisis braquial, o lo que es igual, la afectación de los nervios del plexo braquial del bebé que van del cuello a la axila, y terminaron afectando a la movilidad del brazo del recién nacido de por vida.


Según ‘El Defensor del Paciente’, P.A.B. “era un feto de un tamaño normal, con una gestación normal”, por lo que “solo cabía que se hubiera producido un mal manejo del parto”.

La aseguradora del SAS, sin necesidad de llegar a sentencia, ha decidido reparar el daño, que, en este caso, es la afectación del brazo del niño, con problemas de movilidad.


‘El Defensor del Paciente’ critica que “gran parte de las denuncias de negligencias médicas ocurridas con motivo del parto” que llegan a la asociación “tienen como escenario una distocia de hombro y la consecuente lesión de parálisis braquial”, lo que “debe llevar a los profesionales a preguntarse el por qué, y sobre todo a poner medios o revisar protocolos para aminorar esta casuística”.