Plan de emergencia sobre el arbolado del Paseo de las Delicias por el riesgo de 13 ejemplares en estado “decrépito”

A lo largo de los últimos años se ha producido una situación de pudrición con grandes oquedades en cruz y ramas primeras, lo que genera un desequilibrio estructural, poco vigor y vitalidad
|


Unnamed 223

El Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla, que está adscrito a la Delegación de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, iniciará en los próximos días un plan de emergencia sobre el arbolado del Paseo de las Delicias en el marco del diagnóstico realizado en toda la ciudad a finales de 2015 para reducir los riesgos sobre la población. De acuerdo con ese trabajo se han apeado ya 670 árboles ubicados en vía pública o parques con informes técnicos que reflejaban que por su mal estado eran irrecuperables y suponían un riesgo para la ciudad.



En el marco de esos trabajos, se ha realizado un estudio sobre la situación del arbolado en el Paseo de las Delicias que ha constatado la existencia de 13 ejemplares (plátanos de sombra) en estado decrépito ubicados junto al carril bici, lo que incrementa el riesgo que suponen para la población. Según los informes técnicos, a lo largo de los últimos años se ha producido una situación de pudrición con grandes oquedades en cruz y ramas primeras, lo que genera un desequilibrio estructural, poco vigor y vitalidad. En todos estos casos “son inviables cualquier otra medida que no sea su eliminación”.



En cumplimiento de la ordenanza municipal y de los compromisos de transparencia del gobierno de la ciudad, las fichas técnicas en las que se describe el estado “decrépito” y el grave riesgo de estos ejemplares son de acceso público a través de la página web del Ayuntamiento de Sevilla, al igual que todos los árboles que por motivos de emergencia son apeados. Los trabajos de apeo de estos árboles comenzarán en los próximos días, con la máxima celeridad para evitar riesgos en la población durante los meses de verano, debido a que las altas temperaturas suponen también un factor de riesgo en los árboles que se encuentran en peor estado de conservación en la ciudad.



El gobierno trabaja en paralelo con un programa para la replantación de todo el arbolado que ha tenido que ser apeado por motivos de seguridad, así como con los numerosos alcorques que se encuentran vacíos desde hace años en la ciudad para conseguir plantar nuevos ejemplares y realizar, donde sea necesario, una revisión de las especies.