Precintan un local del Polígono Calonge alquilado a menores que consumían alcohol

​El propietario cobró 500 euros al grupo de menores por solo una noche de alquiler del local y sin presentarles factura alguna
|

Fotolocalconsumomenores4


Agentes de la Policía Local y técnicos de los Bomberos de Sevilla, adscritos a la Delegación de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, han procedido al desalojo, cierre y precintado de un local ubicado en la calle Cromos, en el Polígono Calonge, que había sido alquilado a un numeroso grupo de menores que estaban consumiendo alcohol y que carecía de licencia.


Previamente, la Policía Local había tenido conocimiento de que en este mismo local el día antes tuvo que ser evacuado en una ambulancia un menor cuando estaba al borde del coma etílico. Por este motivo, desde el Ayuntamiento se organizó un dispositivo conjunto entre agentes de la Policía Local y técnicos de Bomberos que se llevó a cabo en torno a las 2.00 horas de madrugada del pasado viernes.


Localmenores



A su llegada al local, encontraron a un menor de edad que presentaba un fuerte estado de embriaguez, siendo atendido en primera instancia por los agentes y, posteriormente, por sus padres que se personaron en el lugar de los hechos a requerimiento de la Policía Local.


Una vez en el local, observaron a un centenar de jóvenes que habían alquilado el local para celebrar una fiesta de graduación, abonando por una sola noche 500 euros sin que el propietario les hubiera presentado factura alguna. La mayoría de los presentes eran menores de edad y consumían alcohol.


Así, la Policía localizó varias docenas de botellas de bebidas alcohólicas que estaban escondidas tras la barra. También se encontraba en el local un DJ que resultó ser igualmente menor de edad, concretamente tenía 16 años, y al que, supuestamente, el propietario solo pagaba 30 euros por noche y sin dar de alta en la seguridad social. Los agentes también localizaron restos de hachís así como otras sustancias.


Fotolocalconsumomenores5



Por todo ello, la Policía Local procedió al desalojo, cierre y precinto del local, tras redactar las correspondientes actas de denuncia. Asimismo, los agentes informaron al propietario de la prohibición total de realizar algún tipo de actividad en el local, ya que carece de las más mínimas medidas de seguridad.


El delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, ha destacado esta intervención que se ha llevado a cabo “gracias al dispositivo que la Policía Local y los Bomberos de Sevilla han montado nada más tener conocimiento de que había menores que consumían alcohol en este local”. “Hay que ser muy estrictos con el cumplimiento de la norma, ya que este tipo de irregularidades pueden poner en grave peligro la salud de menores de edad”, ha señalado Cabrera.