LAS COSAS QUE NO EXISTEN

LAS REDES SOCIALES

|

Unnamed 205

¿Cuántos amigos tienes en Facebook? ¿Y seguidores en Twitter? ¿Y voyeurs en Instagram? ¿Y no sé qué en no sé qué más? Pues todo es falso, ni ésos son amigos, ni seguidores, ni las redes sociales te hacen más social, según el reportaje de investigación que ha elaborado, en exclusiva para Sevilla Información, el actor Antonio Dechent, que de perfiles y cuentas entiende un montón, sobre todo, de ponerse de ídem en la barra cuando toca de pagarlas.

"A mí en realidad esto de las redes sociales me interesa muy poco, a decir verdad, prefiero hablar de cualquier otra cosa. Pero como es el tema propuesto y he descubierto algo que, según parece, nadie conoce, voy a intentar explicarlo brevemente: a ver, las redes sociales son las de siempre, las que desarrollas cuando estás en la calle, o vas al curro, y te encuentras a gente con la que mantener una interacción razonable. Lo otro es algo que hemos creado para evitar sentirnos solos en estos tiempos de individualización, una zona de confort sin las dificultades de enfrentarte a un diálogo cara a cara, un espacio donde el único eco que oyes es el sonido de tu voz…
… y yo, como la tengo tan grave, aguardentosa, lo percibí meridianamente claro una vez que entré en esto de la red social. Primero en facebook, puse mi nombre y me encontré un montón de fotos mías con gente que decían ser mis ‘amigos’ y dejando por escrito "aquí, con Dechent", lo cual me perturbó porque vete a saber si esa gente se va sin pagar de los bares y me dejan la roncha alegando que son mis amigos. ¡Invitaciones de amistad no me mandes, a mí me mandas invitación de punta de solomillo en las golondrinas y luego ya veremos!
… yo, siempre que me han pedido una foto por la calle me he puesto, pero resulta que muchos lo hacen para decir que han estado conmigo. Pero yo, que ni conozco a nadie de esa gente, ni tengo una cuenta ni ná, me veo una y otra vez, en la vía esperando el tren, en el bar tal, en el bar cual, en el cine… y uno, que lo único que hace es ser amable, se encuentra con un seguimiento de su vida en la red social, de dónde ha estado, de dónde no, con un montón de amigos que no son ni conocidos…
… y yo, que toda la vida he sido de muy de mirar a la gente hasta que bajan la cabeza y miran al suelo, me entero de que aquí uno puede eliminar ‘amigos’ con un simple clic, como si eso se lo mereciera alguien de una manera tan cruel sin decírselo a la cara, como tenemos que hacer la gente que tragamos saliva antes de decir las cosas…
... y yo, como no tengo el culo como para enseñarlo y que me salgan cientos de amigos, pues decido que esto de Facebook no es lo mío y que le pueden ir dando por ídem...
… y esa otra cosa, twitter, es de seguidores, que son como admiradores a quienes se supone que les interesa mucho lo que digas, y todo el mundo dice que si no tienes una cuenta ahí eres medio gilipollas porque no sabes cómo va el mundo, ni el mundo sabe cómo, ni con quién vas tú, y me digo: ah, mira, voy a probar. Y se lo digo a un compañero del curro y éste me dice: "Ah, sí, yo también tengo muchos #seguidores, 60". Y yo, que en unas horas iba por unos 100 porque entiendo que la gente ‘me conoce’ y son mis ‘amigos’ , le digo lo mío y me contesta: “No, perdona, es que en twitter hablamos así, yo tengo 60.000". Coooño, pero si esa gente no cabe en el campo del Betis. Y me dice el tío: "Es que yo soy capitán palomo, pero no se lo digas a nadie". Así que resulta que antes había superhéroes enmascarados, y ahora hay tíos de 40 tacos ocultos bajo pseudónimo diciendo tonterías y pidiendo anonimato. Y encima el tío decía que estaba todo el día liado con la cosa, que era como tener una profesión, muy sacrificada, y sin recompensa, porque una idea brillante y genial podía ser sepultada en un momento por otras miles de otra gente y pasar al anonimato sin pena ni gloria…
… y yo, que soy muy de pensar que la mayoría de las ideas que tenemos son una soplapollez, que son como pedos de la mente, y que las opiniones de la gente son como los culos, que todos tenemos uno, resulta que me encuentro en twitter con todas las ventosidades que lanza la gente que considera que son un poco más inteligentes y guapos de lo que realmente son, y concluyo que si capitán palomo tiene 60.000 seguidores y 260.000 publicaciones, a lo mejor es que no es muy bueno en esto, y vete tú a saber quiénes son los seguidores, porque ya me he encontrado a más de uno que dice ‘si me sigues, te sigo’…
… así que, como individuo, todo me parece una gran farsa con el fin de que la gente se entretenga un rato, lo cual me parece muy placentero, pero sin confundirse, porque nadie es tan popular como en facebook, ni tan brillante como en twitter, ni está tan buen@ como en instagram, así que menos encerrarse a mirarse la carita, y más salir a la calle y entrar a los bares, a hablar y a crear controversia con la gente, porque ésa es realmente la realidad".

Hasta aquí el monólogo de Dechent sobre este tema siempre de actualidad y volveremos a contar con él para hablar de Las cosas que no existen como la última moda, los argonautas, los mosquitos que te comen, o la gente que mira los vídeos musicales que cuelgas.




NOTA: Advertimos que las conversaciones aquí reflejadas no son más elucubraciones del arriba firmante, siempre en clave de humor. Cualquier parecido con la realidad se aleja de los cánones de la verdad.