COMO YO LO VEO

NEGRO FIN DE SEMANA

|

19420724 1162442933859746 1523546634968992698 n

La semana ha empezado con el regusto amargo de la desolación ante los terribles hechos que han sucedido en nuestra ciudad y sus alrededores durante un fin de semana teñido de negro. Negro por el luto con motivo del asesinato de una mujer a manos de su ex pareja en la barriada de Palmete. Negro por el humo del incendio provocado en nuestro paraje natural más señero, en Doñana, del que todos somos víctimas. Negro por el fallecimiento de un menor mientras jugaba al fútbol, sí, a su hobby preferido en un sencillo maratón deportivo en Ginés. Demasiadas noticias tristes como para no estar con el corazón encogido.


Se nos llenaba el alma de rabia e indignación la noche del sábado al conocer el trágico suceso en Palmete. Un asesinato más que se suma a esta lacra social que no sabemos como erradicar, y que volvió a golpear a una ciudad que hoy mostrará su repulsa en la concentración que se celebra a las 12.00 en Plaza Nueva. El asesino, como buen cobarde que es, huyó en primera instancia, entregándose horas después en la Comisaría de Nervión. Que caiga sobre él todo el peso de la ley, sin ningún tipo de reducción y sin ningún género de dudas. Desde ISevilla nos unimos al dolor de esos padres, esos hermanos, de esa familia que ha perdido a uno de sus miembros por la sinrazón del ser humano.


Sin habernos repuesto, desde primeras horas de la mañana de ayer comenzaban a llegar noticias de un incendio incotrolable en Mazagón. La situación fue a peor, extendiéndose hacia el pulmón verde de Andalucía, el Parque Natural de Doñana que ha quedado prácticamente arrasado por las llamas. Desde Sevilla se podía percibir la gravedad de la situación, que casi se convierte en un caos cuando miles de nuestros vecinos se disponían a volver tras pasar su tiempo de ocio en las cercanas playas de la costa onubense. Retenciones y atascos fueron la nota predominante por la tarde, lo que, inevitablemente, nos llevaron a recordar las imágenes que, tran tristemente, asolaron a nuestra vecina Portugal hace tan solo unos días. ¿Qué está pasando?


Doñana se nos ha quemado, todo parece indicar que por la acción del hombre. Si es así, hemos perdido la razón. Incalculable el daño que nos provoca a todos este incendio, pues perdemos vida, nos nace menos humanos. Habrá que cuantificar los daños, pero las imágenes y vídeos que os llegaban eran totalmente desoladores. Pasará mucho tiempo, muchos años, muchas décadas para recuperar esa vegetación, para repoblar la zona de la cantidad incontable de fauna que habrá perdido la vida con este devastador incendio. ¡Qué pena!


Las siempre despiadas redes ya hablan de lo propicio que resulta un incendio para empresarios y especuladores inmobiliarios un fuego de estas características dada la ley de Montes aprobada por el Gobierno de la Nación. O del gaseoducto que Gas Natural quiere, o quería, construir en los terrenos de Doñana. De todas formas, el consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Fiscal, ya ha manifestado que en nuestra tierra no se recalificará ni un metro de suelo incendiado. Desde ISevilla no caeremos en elucubraciones maliciosas, ni comentarios sin fundamento alguno. Eso sí, desde mi óptica personal, y COMO YO LO VEO, son demasiadas casualidades juntas. Y hace tiempo que dejé de creer en ellas. A veces no hay más razón que la pura realidad.


Pero, ya decíamos, las malas noticias nunca vienen solas. A última hora de la tarde del domingo conocíamos con un menor perdía la vida practicando su deporte favorito, el fútbol. Un balonazo en el pecho, mientras intetaba para un penalti en un campeonato disputado en el Pabellón Municipal de Gines, le produjo un parada cardiorrespiratoria de la que, de manera trágica, no pudo recuperarse. Desde aquí, nuestras más profundas condolencias a esa familia que perdía a su hijo haciendo lo que más le gustaba. Y también nos gustaría mandar un caluroso abrazo a su compañero que lanzó a puerta. Imaginen lo que estará sufriendo ese chaval. 


¡Cuánta rabia! ¡Cuánta indignación! ¡Cuánto ser INHUMANO nos rodea!


En fin, la vida...