La peregrinación a la aldea del Rocío deja este año diez caballos y un buey muertos

​Los veterinarios del Plan Romero ofrecen la cifra de este 2017, que eleva a 129 equinos que han perdido la vida en la última década
|


Maltratoanimalelrocio201539

Los veterinarios del Plan Romero, dispositivo que vela por la seguridad de la romería del Rocío, han confirmado la muerte de diez caballos y de un buey en la Hermandad de Triana, que fue certificada ayer a mediodía. A la espera del cierre definitivo del Plan 2017, previsto para el próximo jueves, son tres muertes menos que durante el pasado año.


Otro dato muy llamativo es la gran cantidad de actas por maltrato animal que han levantado las fuerzas del orden tanto en el camino como en la aldea. Este año, el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) ha imputado a ocho personas en El Rocío por maltrato animal, todas ellas relacionadas con alquileres de animales famélicos, heridos o con más de 25 años de edad, ancianos ya para su tramo particular de tiempo.  Con todo ello, la cifra se mantiene, e incluso aumenta, teniendo en cuenta las ocho muertes de 2014, y sobre todo recordando que el Plan oficial de la Junta cubre desde la salida de la primera hermandad hasta la llegada de la última. Si algún caballo muere días después por secuelas del camino rociero o en los preparativos previos, queda fuera de la lista oficial. 


Por otro lado, se está pendiente de cierre una queja abierta de oficio en junio de 2016 por el Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, dirigida a la Consejería de Justicia e Interior en relación con estos casos. Se trata de conocer las medidas que ha adoptado la Junta de Andalucía para evitar el maltrato de animales durante la romería, tras conocer, a través de los medios de comunicación, las declaraciones del director del Plan Romero sobre situaciones de abuso que se dan en el trato a algunos caballos en la Romería de El Rocío, tanto durante la peregrinación a ésta como ya en la aldea misma.


Asociaciones como PACMA o El Refugio del Burrito acuden cada año a la romería para supervisar que los animales están en buenas condiciones y prestar asistencia veterinaria a los que lo necesitan. Entre las causas de muerte más frecuentes están el agotamiento, la inanición, la avanzada edad de muchos animales, el desconocimiento y falta de empatía de quienes los dirigen e incluso la falta de alimento. Junto a ellos, una dotación del Seprona que moviliza el gobierno andaluz, parecen insuficientes debido al número de animales que participa en la peregrinación. En este sentido, cabe recordar que durante la romería del Rocío de 2016 El Refugio del Burrito atendió a más de 200 equinos en el recorrido y recibió siete animales por parte del Seprona, de los cuales cuatro siguen en sus dependencias en Málaga, pues no pudieron localizar a sus dueños.Triste epílogo que se repite año tras año.