¿Es realmente San Fernando el patrón de la ciudad?

​El investigador Ramón de la Campa cuestiona que "nunca ha sido considerado patrono ni festivo su día hasta la época de la instauración de las fiestas locales"
|

SanFernando


Hoy es 30 de mayo, festivo en Sevilla capital debido a la celebración del día de San Fernando,  quien se considera patrón de la ciudad, aunque para algunos eso sea cuestinable.

Uno de ellos es Ramón de la Campa, licenciado en Filología Clásica por la Universidad de Sevilla, profesor de lengua castellana y literatura en el IES Albert Einstein de Sevilla (Pino Montano), donde también da clases de latín y sociales e investigador que, a través, de una publicación en www.cinturondeesparto.com lo niega. A continuación reproducimos, íntegramente, su explicación publicada en dicho blog hace ahora un año:

"Como todo en esta ciudad ni es lo que parece, ni parece lo que es. Cronológicamente, las patronas inmemoriales son las Santas Justa y Rufina, el primer testimonio histórico del cristianismo en el lugar, mártires en el 287, antes de la gran persecución. Como patronas, era día de precepto. Para otro artículo dejaremos lo apócrifo de su adscripción trianera.

Debemos esperar al siglo XIX para que se incoe una declaración oficial de patronazgo, en este caso del gran San Isidoro (+636), Doctor de la Iglesia desde 1722, que sucedió en la sede hispalense a su hermano San Leandro en el 599. La tramitó el Cardenal de la Lastra ante el Papa Beato Pío IX Mastai-Ferretti en 1858.

Por último, a petición del Cardenal Segura, la Virgen de los Reyes, el icono mariano “oficial” de la metrópoli, fue declarada en 1946 por la Bula Quam férvida del Papa Venerable Pío XII Pacelli patrona principal de la ciudad y de su Archidiócesis.

Non plus ultra. San Fernando, aunque muy venerado por ser el santo reconquistador de la ciudad y conservarse en la Capilla Real sus reliquias insignes, nunca ha sido considerado patrono ni festivo su día hasta la época de la instauración de las fiestas locales. Quizá sea por su tardía canonización oficial en 1672.

Lo de la Virgen del Pilar no es más que una relectura de la leyenda de San Pío en el apócrifo Chronicon de Flavio Dextro, una falsificación del siglo XVII, aunque es cierto que su devoción la trajeron consigo en la reconquista los caballeros aragoneses.

En cuanto a los abogados en las epidemias, como San Laureano, San Roque, San Sebastián, el Cristo de San Agustín o la Virgen de la Hiniesta, por un voto o rogativas realizadas por la Ciudad no pueden considerarse patronos. Si la Virgen de San Julián sea o no patrona oficial y no sólo putativa de la corporación municipal, desconozco si hay alguna elección en pleno municipal sancionada por la autoridad eclesiástica. Me temo que no".

Sea como fuere, y hasta que el Ayuntamiento de Sevilla diga lo contrario, todos los sevillanos seguirán teniendo el 30 de mayo como día de celebración del patrón de la ciudad, San Fernando.