El futbolista del Betis Rubén Castro declara que "jamás ha puesto la mano encima" a su expareja

|

Fotonoticia 20170525114622 470 111 111 0 0

El delantero del Betis Rubén Castro, para quien la Fiscalía de Sevilla pide cuatro años de cárcel por los malos tratos a su expareja y la acusación ocho años y nueve meses, ha asegurado este jueves que "jamás" ha puesto "la mano encima" a la denunciante y ha atribuido la denuncia a los "celos" de ella. Entre las agresiones que denuncia su expareja, se encuentran una patada en el estómago, que la cogiera fuertemente del cuello cuando se negó a enseñare el móvil o que le golpeara en la cara y le causara un hematoma en el ojo.


Durante su declaración en el juicio que se celebra en el Juzgado de lo Penal número 14, que ha durado 35 minutos, el delantero del Betis ha defendido que "nunca" ha maltratado, golpeado ni amenazado a su exnovia, a la que conoció cuando ella trabajaba en una discoteca de la capital hispalense y con la que mantuvo una relación sentimental de dos años, entre 2011 y 2013.


De este modo, ha negado uno por uno los episodios de maltrato denunciados por su expareja y se ha presentado como víctima. El jugador ha relatado dos ocasiones en las que ella arremetió contra él. En una, que se produjo según ha aseguado en una discoteca del parque María Luisa de Sevilla, ella le llegó a "agarrar del cuello", mientras que en otra ocasión la supuesta víctima se puso "muy furiosa y brava" y se montó en su vehículo "con intención de atropellarle".


El futbolista, para quien la acusación particular que ejerce ella reclama ocho años y nueve meses de prisión, ha asegurado que no estaba enamorado de su exnovia y que entre ellos únicamente existía "una profunda atracción sexual". Tras la declaración del jugador del Betis, ha comenzado la de su exnovia, que se está desarrollando a puerta cerrada.


En diciembre pasado, el juzgado de violencia sobre la mujer 3 de Sevilla estableció una fianza de 200.000 euros para el futbolista, que pidió una rebaja a 6.000 euros por considerarla "notoriamente desproporcionada". El juzgado la mantuvo. La Fiscalía, que además de la pena de cuatro años de cárcelsolicita que el futbolista no se acerque a su expareja a menos de 300 metros ni que se comunique con ella durante dos años y tres meses, acusa a Castro de un delito de malos tratos habituales, otro de amenazas leves y seis delitos de maltrato en el ámbito familiar.


La abogada de la expareja de Rubén Castro, por su parte, pide ocho años y nueve meses de prisión por un delito de amenazas leves, siete delitos de maltrato en el ámbito familiar, uno de ellos con la agravante de presencia de una menor y otro con la agravante de aprovechamiento de la circunstancias del lugar, y por un delito de agresión sexual.


Subsidiariamente, la abogada Amparo Díaz pide siete años de prisión para el futbolista por un delito de maltrato, otro de coacciones, uno de violencia habitual y otro de agresión sexual así como por una falta de injurias. En concepto de responsabilidad civil, la acusación particular solicita una indemnización de 150.000 euros y otros 500 euros por los daños físicos y morales ocasionados a la mujer.


La consejera de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, María José Sánchez Rubio, ha declarado que ve en este juicio una oportunidad de "concienciación social" sobre la violencia de género.


Fuente: Europa Press