TERRAMAR

LE MANS, INDIANÁPOLIS Y SE NOS FUE NICKY

|

Unnamed 74


La terrible noticia de la muerte del pobre Nicky Hayden tras no recuperarse del atropello que sufrió en Cesena mientras entrenaba con su bici han empañado un fin de semana en el que los aficionados al motor hemos disfrutado con un emocionante Gran Premio de Francia de Motociclismo y el quinto puesto que Fernando Alonso se ha ganado en la parrilla de las 500 Millas de Indianápolis, que disputará este domingo.



El circuito Bugatti, en la localidad francesas de Le Mans, siempre deja grandes carreras pues dada su peculiar configuración, es un trazado donde el piloto más aguerrido y talentoso tiene ventaja independientemente de la máquina que conduzca.



La carrera de Moto3 comenzó con esa aparatosa caída múltiple que obligó a parar y empezar de nuevo. Y como en las anteriores, vimos a tres pilotos españoles brillar: Joan Mir se llevó la carrera y gracias a su regularidad está liderando el campeonato de la categoría de bronce. Aarón Canet le acompañó en el podio y sigue demostrando que mejora y evoluciona constantemente. Y Marcos Ramírez, el piloto de nuestra tierra, volvió a acariciar el podio de nuevo pero no se subió, lo que no quita que estuvo fantástico y que seguro que le vamos a ver arriba.



Vamos a obviar en esta ocasión Moto2, categoría cada vez más aburrida. Hace unos años fue calificada como “categoría más canalla”. Pues bajo mi modesta opinión, creo que es hora ya de un buen cambio de reglamento en la división de plata. Hacen falta más hachazos y menos carreras en trenecito. Franco Morbidelli y el equipo Marc VDS parece que van flechados hacia el campeonato. Álex Márquez hizo una buena actuación aunque se quedó sin podio.



Moto GP es, como no debería ser de otro modo, el gran atractivo de este Mundial, y es que cada carrera la vivimos como un pequeño campeonato. El Rey de Francia este año fue Maverick Viñales, que volvió a deleitarnos con una carrera al estilo de Qatar y Argentina. La cruz de la moneda, Rossi y Márquez, pues ambos se fueron al suelo cuando luchaban por ponerse delante. Impresionante Valentino Rossi y el nivel de forma y pilotaje que mostró. Hay ganas de verle en dos semanas en Mugello, donde el año pasado rompió motor. Tiene toda la pinta de que vamos a disfrutar con él. Y bueno, mención especial para Johan Zarco, el bicampeón de Moto2 ha estrenado su casillero de podios en la categoría reina en casa y ante sus fans. Debo reconocer que poco a poco va despareciendo de mi cabeza esa imagen tan negativa que tenía de Zarco de sus tiempos de 125, donde realizó auténticas tonterías, en la pista y fuera. Estamos ante un piloto rápido y con la cabeza muy bien amueblada, más maduro, y está sacando petróleo al material con el que cuenta.



Quiero terminar haciendo una pequeña reflexión sobre Nicky Hayden, para mi el campeón de motociclismo más maltratado de los últimos tiempos. Sí, maltratado, maltratado por la organización del Mundial y maltratado por los diferentes equipos en los que militó. Porque nunca me pareció de recibo cómo el Repsol Honda apostó descaradamente en el año 2007 por su entonces compañero, Pedrosa, y en su contra cuando en la temporada anterior Hayden logró el Campeonato luchando de tú a tú con nada más y nada menos que con Valentino Rossi en sus años más caníbales. Ellos sabrán. Tampoco Ducati estuvo a la altura a la hora de ofrecerle un material acorde con su talento y para trabajar con él. Una pena que un campeón como él terminase sus días en MotoGP enrolado en equipo privado de Aspar. Por lo menos, en su regreso a Superbikes logró brillar de nuevo. Y ahora, su brillo jamás cesará ahí arriba en el cielo o donde quiere que esté. Descanse en paz Kentucky Kid, campeón.