Sevilla FC 5- Osasuna 0: Manita para despedir una gran temporada

​Los sevillistas muy mentalizado desde el principio, se sobrepusieron al relajado ambiente y dándose un festin
|


Osasuna6

El Sevilla FC se dio una alegría para cerrar una temporada sobresaliente que quedará para la historia como la segunda en la que más puntos sumó en Liga. Un gran año, con tercera clasificación a Liga de Campeones consecutiva, merecía un broche de oro como el que puso este sábado el equipo de Jorge Sampaoli. Lo hizo por la vía rápida. A los diez minutos ya se había adelantado en el marcador con gol de Vitolo y en el descanso el marcador reflejaba un contundente 3-0, Franco Vázquez y Stevan Jovetic mediante, firmando este último una verdadera maravilla. En el segundo tiempo, de nuevo Vázquez y Vitolo dieron color a una noche que pintaba deslucida a la que el Sevilla le dio sentido con sus ganas de agradar al respetable.

A priori el partido ante Osasuna iba a tener la historia que el Sevilla FC quisiera darle. Se trataba de culminar a lo grande la temporada y el equipo, ante un rival muy inferior, estuvo a la altura. Con la novedad de David Soria bajo de palos, Kranevitter como central y Krohn-Dehli repitiendo junto a Nzonzi en la zona ancha, el apabullamiento fue desde el comienzo hasta el final. El Sevilla lo acaparó todo y además lo hizo con estilo, gustándose y enganchando a una grada que conforme crecía el equipo en el campo intensificaba sus decibelios. Vitolo abrió la brecha, remachando en boca de gol un rechace de Sirigu a disparo de Joaquín Correa. Diez minutos más tarde fue Franco Vázquez quien agrandó la cuenta, tras culminar una sensacional jugada de equipo con pase final de Escudero. El tercero antes del intermedio lo puso Jovetic, que recibió en la frontal, se revolvió con clase y enchufó un trallazo que puso el Ramón Sánchez-Pizjuán a sus pies.



Celebracionvitolo


En la reanudación, más de lo mismo. El choque era del Sevilla, que sin pisar el acelerador se ponía de gol casi por inercia. Franco Vázquez a media hora del final, justo antes de ser sustituido, hizo el cuarto con un zurdazo seco cruzado tras un buen cambio de juego de Mariano desviado por un defensor rojillo. Iba a ver más, aunque no al ritmo trepidante del primer periodo, si bien VItolo se puso a la altura de Stevan Jovetic y tras combinar con Ben Yedder fabricó una acción de lujo en la que tras percutir por la derecha y sentar a cuantos jugadores le salieron al paso, incluso a Sirigu, remató a placer para finiquitar la manita.

El partido acabó con ovaciones a los sustituidos y un sincero y sonoro reconocimiento de la grada a un equipo que supo darle brío al último choque liguero. El Sevilla pudo haber logrado incluso una renta mayor, aunque tampoco fue necesaria para que quedara claro su absoluta superioridad en el campo. No era fácil lograr competir con tantas revoluciones sin nada en juego y eso es lo verdaderamente destacable, la buena cara que exhibió un equipo que pese a tener el objetivo amarrado supo mentalizarse para lucir el alto nivel que ha mostrado durante gran parte de la campaña. 


Fuente: Sevilla FC y La Liga