LAS COSAS QUE NO EXISTEN

LAS AMIGAS FEAS

|

Vecinitasrefinitiva 1 1 1 1

Hoy en Las Cosas que no existen hablamos de la estrategia equivocada de lanzarse a por la 'amiga fea' como trampolín para acercarse a la guapa. Una estrategia no exenta de riesgos de la que nos habla para Sevilla Información un experto en la materia, El Arrebato. Cuando quieras.



Arre: Oju, qué tal. Encantado de contestar a tus preguntas, claro que sí. Bueno, yo por mi experiencia tengo que decir que es verdad eso de que no existen las amigas feas. A mí desde siempre me han dicho: "Bato, tú no descartes, tú no". Y era verdad, yo no estaba para descartar, así que eso de que hay amigas feas, pues no.


P: Tú entonces, ¿has ligado?


Bato: Ha ido de peor a mejor. Yo al principio era mucho de preguntar a las chavalas ¿tú quieres un novio feo pa que nadie te lo quite?, y ellas se reían y eso, pero a la hora de la manteca, na de na. Yo era muy de ésos de 'me voy pa ésa del tirón y la saco a bailar', y mis amigos tocaban a rebato y por eso me pusieron el nombre, pero de ahí no pasaba porque luego era muy tímido y cuando estaba casi llegando me daba la vuelta y volvía al grupo. Cuando acababa el descojone de los colegas yo la seguía mirando desde mi sitio, con estos ojitos que pongo de ternerita interesante, con este pelazo, con esta pose de torerito fino, pechera levantada, jorobita tiesa, culito arriba, y empezaba a bailar así con flow, manos en cruz, y ahora zapateaito, vueltecita, y ahora manos en cruz, zapateaito, vueltecita, golpecito en el pecho sin fuerza, y así me daban las seis de la mañana sin arrimarme.


P: No funcionaba, claro.


Arre: Hombre, yo me fijaba en las guapas, es natural. Yo iba por la calle y me pasaba una canija por al lado y decía: "Vale, no me mires, ya me verás cuando estés en la cama", y seguíamos cada uno para delante. Yo era muy ensoñador y me daba la vuelta por si a lo mejón se le había olvidado a la muchacha decirme algo, pero no, nunca son ellas las que se dan la vuelta. Creo que eso tampoco existe, vaya.


P: Ahí te diste cuenta de que las amigas feas no existen.

Bato: Más o menos en esa época. A nadie le gusta ser el pato que nada junto al cisne, así que la selección natural te va llevando a tener amigos y amigas más o menos de tu nivel. Vaya, que uno puede saber cómo es sin necesidad de mirarse al espejo, sino mirando con los que se junta. Pero hay casos en los que se fraguan amistades, y luego alguno o alguna por lo que sea se vuelve cisne y el resto de patos parecen más patos todavía, y ahí sí que hay casos de algunos que se acercan a la fea para hacerse amigos de la guapa de alguna manera, pero no era mi caso.


Arrebato


P: Tú no estás para elegir, está claro, pero igualmente no es una estrategia que recomiendas eso de acercarse a la fea para conquistar a la guapa.


Arre: Para nada, no creo que funcione así. Además, hablo por propia experiencia. A veces me han confundido con la amiga fea cuando me han visto de espaldas.


P: Si te han confundido es porque estabas con la guapa. ¿Entonces la cosa mejoró, no?


Bato: Ha sido duro, pero descubrí la felpa. No es que me siente bien, ni nada, pero es como un amuleto. Me dije: "Si con estas pintas te aguanta la conversación un minuto es que quiere algo". Y gané seguridad. He de reconocer que yo era malo tirándome a la piscina, que se veía que me iban a hacer la cobra desde el tendido, pero mejoré y en un momento ya estaba yo ahí acoplado metiendo lengua, izquierda, derecha, izquierda, hasta que engarzaba y ya no soltaba. Lo que no he sido nunca capaz es de cerrar los ojos, me mareo.



P: Pues mira que me alegro, entonces recomiendas a quien quiera ligar ponerse una felpa.


Bato: Es fundamental. Y un poco de poesía, mejor que "eso es un cuerpo, y no el de la guardia civil" hay que decir "mi corazón se muere de amor por la luna llena " y mejor que eso de "amigas de hoy, polvos de mañana", hay que decir "llevo el veneno de la música metido en mi piel". Eso, y la felpa.



Damos las gracias a los consejos de El Arrebato y volveremos a contar con él en otra ocasión para desvelar Las cosas que no existen como los días que salen bien si te vistes antes de las siete, los gatos que comen lenguas, los ayuken, los que no sorben el caldito del yogur, o los heavys que conservan fotos vestidos en pololos.


Por Olepapa