Comienza el juicio contra los jóvenes acusados por bloquear una manifestación ligada a la ultraderecha

Sevilla acoge este lunes el juicio por los incidentes de octubre de 2013 durante la marcha de Respuesta Estudiantil y la contramanifestación antifascista
|


ManifestantesRespuestaEstudiantilContrafoto21CC EDIIMA20131126 0808 24

El Juzgado de lo Penal número 3 de Sevilla juzgará este lunes a los diez acusados en relación a los incidentes ocurridos el 26 de octubre de 2013 en las calles del centro de la capital hispalense al coincidir una protesta de la organización 'Coordinadora antifascista' con una manifestación de la plataforma 'Respuesta estudiantil'. En un auto, al que ha tenido acceso Europa Press, la juez fija para este lunes día 8 de mayo el juicio contra los acusados, entre ellos una de las líderes de la Corrala 'Utopía', a los que la Fiscalía atribuye un delito de desórdenes públicos, mientras que a uno de los imputados, identificado como Carlos G.G., le imputa también un delito de atentado y una falta de lesiones. 


Aquel 26 de octubre fue detenida una persona mientras que días después otras nueve fueron arrestadas en sus domicilios. Abogados del colectivo de juristas 17 de marzo reclamaron entonces la dimisión de la subdelegada del Gobierno en Sevilla, Felisa Panadero, ya que los detenidos con posterioridad "deberían haber sido citados por la propia Policía o bien por el juzgado mediante el conducto ordinario para la toma de declaración en calidad de imputados".


De este modo, el Ministerio Público ha solicitado para todos los acusados el pago de una multa de 720 euros por un delito de desórdenes públicos, mientras que para uno de los imputados también solicita un año y medio de cárcel por un delito de atentado y el pago de 360 euros por una falta de lesiones. En su escrito de acusación, consultado por Europa Press, considera que los hechos tuvieron lugar la tarde del 26 de octubre de 2013, cuando se celebró en el centro de Sevilla una manifestación organizada por la asociación 'Respuesta Estudiantil', "ligada a grupos de extrema derecha".


La manifestación recorrió el centro de la ciudad y, con personas llegadas de varios puntos del país, corearon consignas contra la inmigración, incendiaron varias bengalas y ostentaron simbología fascista a lo largo del recorrido. Los activistas ahora acusados, citados a través de las redes sociales, salieron a la calle como réplica a la manifestación de Respuesta Estudiantil, que había elegido Sevilla para manifestarse a nivel estatal en contra de los recortes en educación. Un miembro de la Coordinadora Antifascista, que había convocado la concentración "para que no puedan propagar su mensaje de odio al diferente, para defendernos conjuntamente de sus agresiones", fue detenido durante aquella misma jornada. El resto de detenciones se produjo pasadas varias semanas.


Según la Fiscalía, los acusados tuvieron "la finalidad de boicotear" la marcha de Respuesta Estudiantil y "tratar de impedir el normal desarrollo de la manifestación autorizada", planificando "una contramanifestación el mismo día por igual zona y sin autorización" de la Subdelegación. A tal efecto se estableció un dispositivo policial para "evitar altercados", según el relato del fiscal, pese a lo cual se produjeron notables incidentes en el centro de la ciudad donde los agentes "se emplearan con contundencia para evitar el encuentro" entre ambas partes. Relata el fiscal que los acusados respondieron a los agentes con el lanzamiento de todo tipo de objetos, y uno de ellos incluso lanzó una piedra a uno de los policías, por lo que fue detenido, no sin que el imputado "se resistiera intensamente", llegando a acometer contra uno de los policías, que sufrió policontusiones.


"Persistiendo en su propósito y con la finalidad de que la manifestación no terminara su recorrido", el grupo contrario procedió a formar una cadena humana en mitad de la avenida de la Constitución", dice la Fiscalía, que añade que entre las personas "que formaban parte de la primera línea de bloqueo" se encontraban hasta ocho de los imputados al grito de 'no pasarán, nazis, no, Sevilla será la tumba del fascismo' y otras proclamas similares".