Sevilla 1 - Real Sociedad 1 ¡Qué manera de complicarse!

El conjunto de Sampaoli es incapaz de ganarle a los donostierras, que marcaron su gol en la única ocasión clara que tuvieron tras un fallo defensivo en cadena
|

SEVREAL4

El Sevilla FC perdió dos puntos más que ganó uno en un noche que sabe más agría que dulce, porque el equipo fue claramente superior a la Real Sociedad pero de nuevo, como en Málaga, le costó traducir en el marcador esa mejoría en el juego. El Sevilla se adelantó en una buena primera mitad, salió gustándose en el segundo acto, pero una desafortunada desaplicación defensiva acabó con un regalo a Vela que el mexicano no desaprovechó. A partir de ahí nada fue lo mismo, los nervionenses lo buscaron con más nerviosismo que precisión, la Real incluso se quedó con uno menos, pero no hubo manera.

Escuece el empate porque por momentos el Sevilla FC se metió el cuarto puesto en el bolsillo y con toda justicia. Se preveía un golpe a golpe entre dos equipos a los que se le presume el gusto por el juego, pero el que de verdad salió a ganar fue el Sevilla, con más intensidad, voluntarioso y proyectándose en ataque con facilidad. Volvían a la titularidad Vitolo y Nasri,acompañado éste último de Nzonzi en el centro del campo, y los franceses, apoyados por la pausa que siempre ofrece Franco Vázquez, dieron el ritmo suficiente al juego para que el equipo pudiera hacerse meter atrás a la Real. Las ocasiones no tardaron en llegar. La tuvo Ben Yedder, que solo no supo definir ante Rulli. Y la tuvo también Escudero, con un trallazo que el meta argentino desvió con una estirada de cuadro. El empuje sevillista era constante y el premio acabó llegando a poco del descanso, gracias a una intrépida acción de Ben Yedder, que asistió a Sarabia para que el madrileño hiciera el 0-1.



Vitolo 0


El Sevilla salió en la segunda mitad por la misma senda con la que se retiró en el intermedio. El mando del equipo nervionense era inobjetable y por momentos se gustaban los de Sampaoli, dando la sensación de que el segundo estaba más cerca que el empate. Pero lo que parecía una noche de azúcar se agrió en el minuto 61 con una de esas jugadas que en el fútbol de élite se pagan caras. Acción fatal, con un despeje de Lenglet que da en Nzonzi, y balón de oro para que Carlos Vela hiciera la igualada.

Al Sevilla se le cayó el mundo y durante diez minutos sufrió de veras. Carlos Vela tuvo el 1-2, aprovechando otra concesión atrás. Pero el equipo se rehízo y con las entradas de Ganso, Iborra y Jovetic fue a por la victoria. Lo intentó de todas las formas, llegó, llegó lo suficiente, pero no encontró el camino sin embargo para generar situaciones de gol, fallando de forma reiterada en el último pase. La Real, que terminó con uno menos, supo sufrir y desconectar el partido en un tramo final que fue un frustrante quiero y no puedo, quedando la impresión de que el partido se debió haber ganado mucho antes.