"En lugar de una canción podría haber sido un ordenador portátil de Apple: El Mac Arena Book Air”

|

FRANCISLOSLITROS 1

Cuando encaramos el último fin de semana de Feria tenemos el honor de entrevistar a
“Macarena”, archiconocida canción de Los del Río y hit mundial:


¿Qué se siente haber sido la canción protagonista de la Super Bowl, el evento deportivo más visto en Estados Unidos?


Al principio yo creía que “Super Bowl” era un cuenco de los grandes –lo que viene siendo un lebrillo, vamos-, un bol donde se toman los chococrispis pero resulta que es la final del campeonato de fútbol americano, que es como el rugby pero vestidos con más esponjas que un tresillo de Merkamueble, más hombreras que los “Locomía” y un casco de moto con un bozal. Muy contenta al ver a más de cien mil personas haciendo el carajote en las gradas bailando.


14 millones de copias vendidas (cuatro de ellas en EE.UU.), la canción española más vendida de la historia, nº 1 en 12 países...


Vamos, que en lugar de una canción yo podría haber sido tranquilamente un ordenador portátil de Apple: “El Mac Arena Book Air”, o una hamburguesa del McDonalds: “La Mac Arena Grand Extreme”.


Incluso te convertiste en himno de la campaña electoral del entonces presidente Bill Clinton en 1997


Así es. Bill Clinton la bailaba mientras su becaria Mónica Lewinsky le sujetaba el micrófono y le hacía los coros. La parte del baile cuando se agacha poquito a poco y pega un saltito al final corre a cargo de Clinton.


MacarenaLosDelRio


¿Cómo empezó todo?


Como diría uno del PP: “la culpa es de Venezuela”. No es coña. Todo comenzó cuando Los del Río fueron invitados a una fiesta privada de un empresario venezolano con mucha pasta. El magnate contrató a una profesora de flamenco que se llama “Diana Patricia” que por cierto bailaba más malamente que una holandesa en la Feria de Abril y…


No me lo puedo creer…


Calla. Pues resulta que la bailaora era una morenaza de cuidao y uno de Los del Río (el que se roza más que Pablo Motos en una barra libre ) al verla empezó a cantarle: “dale a tu cuerpo alegría, Magdalena…”


¿Magdalena?


Digo. Al principio fui “Magdalena” y menos mal que me cambiaron después el nombre porque si no hubiera parecido un desayuno de “La Bella Easo”.


¿Y qué paso después?


Pues cuando Los del Río llegaron al hotel, Antonio Romero (el canoso) la escribió en cinco minutos, cosa lógica porque soy una canción con menos letra que una división con decimales.


Pero al principio fuiste una versión flamenca…


Cierto. Mi despegue vino cuando me convertí en discotequera y me metieron coros en inglés y bailarinas exuberantes. El Huracán Katrina era una brisita comparada con el ciclón que supuso “Macarena” en Latinoamérica.





Has sido interpretada para el Rey Juan Carlos I en sus fiestas privadas…


El Rey Juan Carlos es un crack. Los del Río, como sabían de que pie cojeaba se la cantaban una y otra vez hasta que se ponía cachondo perdío y empezaba a rozarse con toda la que pillara. Y Sofía la pobre con más mala cara que “Maikel Nai” cuando suspendió el teórico … que por cierto, ¿sabes por qué la Reina se llama Sofía?


No, ¿Por?


Porque ella no Sofía nunca de él. Jajajaja. Estoy “sembrá”.


(Silencio prolongado) ¿También para el Rey Hussein de Jordania?


Por supuesto. Eso fue en el palacio de verano de La Algaba.


¿La Algaba?


Jajaja, perdón. ¿La Algaba he dicho? Quería decir: Al Aqaba. Se me va la pinza con tantas alegrías y cosas buenas que me he metío a lo largo de mi vida…


Se cuenta que Los del Río tienen una jubilación dorada a costa de los ingresos
recibidos por “Macarena”. ¿Es así?


Algo he oído. Se habla de unos ingresos de 60 millones de euros solo por mí. Con 69 años que tienen los dos podrían jubilarse ya y comprarse una mansión en Chipiona, al lao de donde la tiene Lopera, que por cierto parece que está hecha con los recortes sobrantes de un porvero. Incluso podrían comprarse un hotel en Sevilla y ponerle “Los del Riu”, jajaja…¡lo que yo te diga! ¡Sembrá, sembrá¡


¿Qué fue de tu novio Vitorino?


¡Uff!, no me lo recuerdes. Cuando se la pegué con dos de sus amigos en su jura bandera me dejó por una de Carmona que es feílla, la verdad…y es como yo digo: “aunque la de Carmona se vista de seda, mona se queda”.


¿Te siguen gustando los veranos de Marbella?


Antes me pegaba los veranos sonando en la movida guerrillera con la jet set marbellí pero ahora que estoy más “quemá” que las “Papá Levante” me quedo con “Gente de Zona” por Sevilla: la Alameda de Hércules, la Plaza de la Alfalfa o la Calle Betis y salgo por algún altavoz que ocupa todo el maletero de algún Seat León tuneado.


Macarena sueña con el Corte Inglés y se compra los modelos más modernos…


En el hilo musical del Corte Inglés de la Plaza del Duque sonaba todo el día pero desde que pusieron el Stradivarius de la calle Tetuán -que parece que estás en el Fun Club- me han sustituido por el “pi po pa pi: Señorita Reyes acuda a Sección Emidio Tuchi…pi pa po pi”


¿Llegaste a vivir en Nueva York y ligar un novio nuevo?


A lo más que llegué fue a Nueva Jarilla que es una pedanía de Jerez donde hay un solo pub y me ponían todas las tardes mientras se despachaban litros de la Cruz del Sur. Relación seria no tengo pero vamos, que encuentre novio es más seguro que un gol del Madrid en fuera de juego. Últimamente me estoy viendo con una canción que me mola bastante pero vamos “Despacito”.



3228e18475594013935d3b0680730832



NOTA DEL AUTOR
Querido lector:
Si ha tenido usted la delicadeza de leer esta entrevista puede comprobar que está realizada en clave de humor, que no es más que pura ficción sin ningún rigor, excepto algunos datos que sí son reales para darle más consistencia a las entrevistas. Si ha pasado un buen ratito leyéndolo, me considero recompensado y en caso contrario decirle que es solo eso: humor -bueno, malo o regular- dentro de la libertad de expresión tan denostada en los últimos tiempos.