TERRAMAR

BALAS ROJAS, FLECHAS DE PLATA… Y VERGÜENZA AJENA

|

17407783 1144944858947456 956782333 o

El Gran Premio de Rusia puso sobre la mesa una muestra más de lo que nos espera en la presente temporada de Fórmula 1, que no es otra cosa que una batalla entre Mercedes y Ferrari por el título mundial. Las balas rojas de Maranello demuestran su buen estado de forma y Sebastian Vettel permanece en el liderato provisional del Mundial como uno de los grandes favoritos al título, pero las flechas de plata de Mercedes para nada están descartadas de la lucha y la mejor prueba de ello es la autoridad con la que su piloto debutante, Valteri Bottas, dominó la carrera en el Mar Negro de principio y fin.



Y detengámonos en Valteri Bottas. Para muchos el fichaje de este chico fue visto como el hallazgo de un compañero dócil para que no molestase mucho a Lewis Hamilton. Un piloto rápido, que había logrado algunos podios con Williams pero que no iba a poner en jaque al ‘Golden Boy’ de Mercedes. Craso error se ha cometido, pues para beneficio de esta competición, el finlandés se ha estrenado dentro del selecto club de pilotos con una victoria en F1, y mucho me malicio yo que no va a ser la última, visto el nivel mostrado en pista. Que a nadie se le olvide, Valteri ha sido campeón de la GP3 y es un piloto gestionado por Toto Wolff, el capo de Mercedes, un hombre que no toma a cualquiera bajo su protección. A día de hoy tiene opciones reales de luchar por el título.



Como íbamos diciendo más arriba, Valteri Bottas sacó su casta y realizó una carrera muy al estilo de su compatriota, y seguramente el espejo en el que se mira, Mika Hakkinen. Sebastian Vettel y su Ferrari, los únicos que aguantaron el ritmo del finlandés, no tuvieron opción de realizar el ‘under cut’, la táctica de adelantar en la parada a boxes que tan bien les funcionó en Australia y Bahrein, pues no tuvo ocasión de rodar a menos de 1,5 segundos de Bottas en la primera parte. Sí fue impresionante el stint final de Vettel, donde casi dio caza al de Mercedes, aunque hubiera sido realmente complicado intentar adelantarle. Victoria muy merecida de Valteri que obliga a muchos a que se pongan un punto en la boca.



Muy gris la actuación de un Lewis Hamilton cuyo Mercedes no lució su mejor forma, reportando una y otra vez sobrecalentamiento. Lamentable Kimi Raikkonen, con un bólido para ganar el campeonato, y desde el principio se acomodó en la tercera plaza para no pasar de ahí. Muy mala salida de los Ferrari que los desplazó de la victoria. El resto de pilotos, en otra liga, incluido el equipo Red Bull, cuyo motor Renault no está a la altura ni de Mercedes ni de Ferrari.


Unnamed 36


LOS COMPATRIOTAS

La única buena noticia de los pilotos españoles fue el heroico décimo puesto de Carlos Sáinz en un trazado muy rápido donde el motor es muy importante. Su Toro Rosso sufría mucho para mantener la plaza en las rectas contra rivales como Force India o Williams con motor Mercedes. Pero Carlos sigue brillando. Es imperioso su cambio de aires o el ascenso al primer equipo de los toros energéticos, pero claro, el inefable Hemut Marko sigue teniendo la última palabra.


No sabría definir el sentimiento que me invadió al ver a Fernando Alonso que no completaba la vuelta de formación. He dejado claro por aquí que no me considero “alonsista”. Es más, no me es nada simpático el asturiano. Pero lo que este hombre está pasando en McLaren no es normal. Ningún equipo puntero ha sufrido una crisis igual, ni siquiera Ferrari en aquellos negros años 80 y 90 que padeció. Cuatro carreras de Mundial llevamos, cuatro abandonos para Alonso. ¿Qué hará el año que viene? Sólo él lo sabe. Por lo pronto, sólo me cabe esperar que disfrute dentro de un mes en a Indy 500, porque para quedarse en Mónaco haciendo turismo, siempre tendrá tiempo. En 15 días es el GP de España en Montmeló, Barcelona, un circuito donde el coche y el piloto que rueda bien sabemos que lo hará bien el resto de la temporada. Y la semana que viene llegan las motos a Jerez, ¿qué mas podemos pedir?


Foto: Fórmula 1