El monumento al costalero se integrará finalmente en la plaza de San Marcos

El conjunto escultórico está representado por tres figuras de bronce con una altura aproximada de 1,80 metros
|


14054403 10210412515178927 299821370076643067 o1e1472926698905

El Ayuntamiento de Sevilla ha escogido la ubicación exacta para el monumento al costalero. Tal y como ha confirmado su propio autor, Manuel Martín Nieto, será finalmente en la parte derecha de la plaza de San Marcos, cercana a la confluencia con Bustos Tavera. Así se lo confirmó el delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, a los vecinos de la zona que son quienes han promovido que su destino definitivo sea este céntrico entorno. Cabe recordar que inicialmente hubo varias propuestas, entre ellas frente al Archivo de Indias, la puerta de Jerez y la plaza de Rialto, quedando finalmente desechadas por la actual.


El monumento al costalero es una idea impulsada por el capataz Antonio Santiago y financiada por la Fundación Caja Rural del Sur, que estaba previsto inaugurar en la ciudad antes de la pasada Cuaresma. Inicialmente la ubicación pensada por los promotores para albergar el conjunto escultórico era frente al Archivo de Indias. En concreto, cuando el monumento fue presentado en público en marzo de 2015, la idea era que se levantara entre el inicio de la calle Adolfo Rodríguez Jurado y la avenida de la Constitución, próximo al edificio Coliseo, concretamente en la zona ajardinada de forma triangular que existe en la esquina con la calle Santander.


El pasado mes de julio, el Ayuntamiento de Sevilla puso sobre la mesa otros dos posibles emplazamientos algo más distanciados del corazón monumental. Dos alternativas que ya no requerirían para su colocación del visto bueno de la Comisión Provincial de Patrimonio sino de la Comisión Local de Patrimonio Histórico, organismo adscrito a la Gerencia de Urbanismo. Se trataba de la Puerta de Jerez, en el espacio urbano que se crea en las confluencias de la calle San Gregorio, la avenida de la Constitución y la calle San Fernando; y como tercera opción se propuso la plaza Padre Jerónimo de Córdoba, delimitada por las calles Escuelas Pías y Jáuregui. Desde entonces, nada más se ha sabido del futuro de la escultura que los vecinos de San Marcos ansían para completar su céntrica plaza.



El conjunto escultórico está representado por tres figuras de bronce con una altura aproximada de 1,80 metros. Dos de ellas son costaleros y otra es un capataz con su traje negro, representando una escena costumbrista de cualquier procesión y sustentadas por un pedestal. Se trata de una iniciativa del capataz Antonio Santiago.