Incendiados de madrugada nueve coches de alquiler con conductor para la Feria de Sevilla

Sus conductores dormían en el alojamiento rural de Castilblanco donde ha ocurrido este incendio supuestamente intencionado
|


Fotonoticia 20170502113656 640



Un total de nueve turismos pertenecientes a una empresa dedicada al alquiler de coches con conductor, los conocidos como vehículos de transporte concertado (VTC), han resultado calcinados durante la madrugada de este martes, al ser supuestamente incendiados en los estacionamientos de un alojamiento rural de Castilblanco de los Arroyos donde descansaban sus conductores.


La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación a través de la Policía Judicial de La Rinconada, que ha comenzado a recabar datos sobre lo sucedido, han informado a Efe fuentes de este cuerpo. Fuentes de la Policía Local de Castilblanco han confirmado a Europa Press el mencionado incendio, señalando que en principio habría indicios que inducirían a pensar que el siniestro fue intencionado, toda vez que la investigación del asunto ha recaído finalmente en la Guardia Civil.


La Unión Nacional de Autoturismos VTC (Unauto) ha detallado en un comunicado que el suceso se ha producido en el aparcamiento del Hotel La Villa Rural y que los agresores cerraron las puertas de la finca para evitar la salida de los vehículos y de los conductores que estaban descansando en ese momento. Uno de los conductores, para escapar de las llamas, empotró otro coche contra la puerta, según Unauto, que está estudiando presentar cargos contra los agresores por intento de homicidio.


El director general de Cabify España, Mariano Silveyra, ha explicado a Efe que se han vivido momentos de mucha tensión porque había más vehículos en el aparcamiento, además de viviendas cercanas con personas durmiendo. La empresa había alquilado esta finca para guardar por la noche los coches que ha desplazado a Sevilla para prestar servicio durante la Feria de Abril (24 en total) y para que los conductores puedan descansar porque están teniendo mucho trabajo, ha señalado Silveyra. Ha dicho que desconocen quién ha sido, pero han trasladado el parte a la Guardia Civil para que depuren las responsabilidades.


Silveyra ha manifestado que no es el primer incidente que tienen en Sevilla, aunque sí de tal gravedad, después de semanas en las que están sufriendo «insultos, amenazas y persecuciones» por parte de los taxistas de la capital andaluza. Cabify no ha decidido todavía cómo va a actuar durante el resto de la Feria de Abril, pero tiene «muy claro» que no se van a ir de Sevilla «jamás» y que lo sucedido refuerza su posición de que la capital andaluza «necesita un cambio» en este sector. Por ello, la empresa pretende multiplicar su oferta en la ciudad en los próximos meses y «crecer mucho» en lo que resta de año.


Por su parte, Unauto ha apuntado al sector del taxi y ha denunciado que el incidente se suma «a los numerosos ataques que han estado sufriendo vehículos y conductores VTC en los últimos meses». Ha condenado «estas actuaciones perpetradas por grupos organizados de taxistas, que actúan ya desde hace meses como una organización criminal» y ha asegurado que el incendio es el resultado «de una campaña de acoso y violencia promovida en redes sociales del sector del taxi». Unauto ha solicitado una reunión urgente con el Ministerio del Interior para que coordine a las fuerzas de seguridad «ante esta amenaza». 


EL CONFLICTO DEL TAXI


Y es que después de que la empresa de alquiler de coches con conductor Cabify desembarcase en Sevilla el pasado mes de septiembre, los taxistas denuncian supuestas situaciones de «intrusismo» por parte de los conductores de esta y otras empresas con licencia para vehículos de transporte concertado.


Los conductores de Cabify y las demás empresas de esta actividad, de su lado, denuncian sucesivos y repetidos casos de violencia o acoso en su contra, a cuenta de su actividad. En ese contexto, la Brigada de Información del Cuerpo Nacional de Policía investiga actualmente a 27 taxistas, por presuntas coacciones y amenazas a otros taxistas y a conductores de vehículos con licencia de transporte concertado, con relación a los trayectos al aeropuerto hispalense de San Pablo.


Porque el sector del taxi, recordémoslo, está marcado por no pocas voces y alusiones a presuntos cobros abusivos, supuestas situaciones de violencia y el monopolio que un grupo de taxistas habría impuesto para hacerse con el control absoluto de la parada del aeropuerto de San Pablo, sujeta a una tarifa única con un precio de 22,2 o 24,75 euros.


MEDIDAS EN MARCHA


Frente a estas problemáticas, el Ayuntamiento anunciaba que antes de que acabase el pasado mes de febrero, serían aproximadamente 20 los agentes de la Policía Local destinados a su Servicio Especial de Transporte e Intrusismo (SETI) o asignados a las paradas de taxi del aeropuerto de San Pablo y la estación de trenes de Santa Justa, para «combatir el intrusismo, las conductas irregulares o los cobros abusivos». «Van a trabajar en uno y otro sentido», manifestaba recientemente Juan Carlos Cabrera, concejal de Movilidad y Seguridad del Ayuntamiento.


Además, Cabrera y el director del aeropuerto de San Pablo, Jesús Caballero, acordaron dotar al aeródromo hispalense de un espacio acotado para los vehículos con licencia de transporte concertado, así como un registro de los coches autorizados para dicha actividad y paneles informativos con las tarifas de los taxis y de la línea especial del transporte urbano con destino a San Pablo.