El sector crítico del PP de Sevilla lanza un decálogo por la "renovación y las decisiones colectivas"

Abogan por "actitudes renovadas y el establecimiento de procedimientos de profundización democrática"
|


Virginiaperez1


El sector crítico del PP de Sevilla ha difundido este miércoles a través de las redes sociales un decálogo de ideas y propuestas, que a grandes rasgos apuesta por construir "un partido en el que la democracia interna parta del fomento y el respeto al espíritu crítico, la transparencia constituya un valor irrenunciable, los órganos colegiados favorezcan la toma de decisiones colectivas, y donde exista una verdadera descentralización de competencias". Dicho documento, titulado 'Unidos para ganar' y recogido por Europa Press, está apoyado según se detalla por "un numeroso grupo de alcaldes, concejales de la capital y la provincia, diputados autonómicos y provinciales, así como cargos orgánicos de ámbito provincial, local, de distrito y militantes de amplio compromiso político", deseosos de "trabajar en torno a unas ideas de renovación del PP de Sevilla".

"Creemos en nuestro Partido como medio favorecedor de progreso económico, personal y social de los habitantes de Sevilla, Andalucía y de España", defienden en este documento, que describe un proyecto destinado a "configurar un amplio espacio común donde cualquier ciudadano, de cualquier municipio de la provincia, pueda sentirse representado en un proyecto integrado por personas fiel reflejo de la configuración social". "Nuestro proyecto tiene vocación de mayoría social. Para ello manifestamos otra convicción: un partido no se construye de espaldas a la sociedad, sino con ella de la mano", figura en el decálogo, que parte de "una realidad incuestionable" desde la cual "hacer autocrítica", pues "hasta el momento el PP no se ha ganado la confianza mayoritaria de la sociedad sevillana".

"En consecuencia, los resultados electorales en nuestra provincia se aproximan más a lo que nuestros adversarios desean, que a lo que por justicia nos corresponde por calidad y cantidad de militantes, por dimensión de nuestro proyecto nacional y autonómico y por idoneidad de nuestras ideas para avanzar hacia un futuro de prosperidad", se razona en el manifiesto, que apuesta por "actitudes renovadas y el establecimiento de procedimientos de profundización democrática", es decir "un camino de regeneración e impulso democrático, que tendrá su inicio en la celebración del congreso provincial del Partido Popular de Sevilla".


"LIBRE COMPETENCIA Y MÉRITO"

Así, en el manifiesto se aboga por la "preponderancia de proyectos colectivos sobre planteamientos de carácter personal, donde los recursos rindan al máximo desde la cohesión y la unidad, donde los valores del esfuerzo, la libre competencia, el mérito y la capacidad presidan los procesos de designación de nuestros candidatos a ocupar puestos de responsabilidad institucional u orgánica". "Un partido en el que la democracia interna parta del fomento y el respeto al espíritu crítico, donde la transparencia constituya un valor irrenunciable, donde los órganos colegiados favorezcan la toma de decisiones colectivas, donde exista una verdadera descentralización de competencias".

El documento, además, reconoce que "el Partido Popular de Sevilla no ha sabido aprovechar los ciclos de bonanza electoral, acompañados de responsabilidades de gobierno local, para robustecer las estructuras orgánicas del partido en los municipios y contribuir a la consolidación de una organización más potente a nivel comarcal y provincial", por lo que aboga por "construir y consolidar estructuras locales fuertes, dotadas y con base social". Además, otro de los puntos del decálogo defiende que "las responsabilidades orgánicas e institucionales de primer nivel deben ser ejercidas por los mejores y debe ser el interés general el que determine objetivamente qué personas están más capacitadas para el ejercicio del liderazgo orgánico y social". A colación, se aboga por "clarificar los procedimientos de designación de cargos públicos y orgánicos", estableciendo "procedimientos transparentes de designación de cargos, en los que los afiliados puedan opinar y participar".


"ANÁLISIS CRÍTICO"

Igualmente, en el documento se avisa de que "en el Partido Popular de Sevilla no ha existido análisis crítico en los últimos años y no se han adoptado las medidas adecuadas ante las situaciones adversas", viendo así necesario un "fomento del análisis crítico, constructivo, solvente, fundamentado y contrastado entre compañeros". "Hay que implantar la cultura de la normalidad en la existencia de más de una candidatura a los congresos provincial, local o de distrito", se enfatiza, recordando que "el debate libre y democrático es la razón de ser de los partidos políticos" y "cuando la presencia de estos principios provoca reacciones adversas, la dramatización de sus consecuencias o resistencias a su aplicación, quizá estemos perdiendo el sentido de nuestra existencia como fuerza democrática". Así, los promotores de este manifiesto apuestan por "la normalización de la discrepancia, del planteamiento alternativo y la contraposición de ideas". Además, llaman a "potenciar el papel de análisis y producción de ideas" que deben jugar los órganos asesores del partido, llamando a una reflexión sobre el funcionamiento de las estructuras colegiadas y de gobierno, porque "dan más la impresión de ser una puesta en escena ante los medios de comunicación, que unas reuniones de trabajo y deliberación". "Se ha llegado a comunicar a la opinión pública acuerdos nunca incluidos en el orden del día ni sometidos a consideración del Comité Ejecutivo Provincial, supuestamente aprobados por un órgano sin competencias para ello", avisan.


CONTRA EL "ALEJAMIENTO DE LA MILITANCIA"

En el documento, además, se avisa de que "el PP de Sevilla es un partido muy centrado, a veces ensimismado, en las necesidades de acción política de sus dirigentes", un "estilo de organización consolidado a lo largo de los años" que "ha derivado en un alejamiento de la militancia de las actividades, necesidades y retos de nuestra organización en la provincia". "Se hace necesario recuperar el sentido de pertenencia a un grupo humano grande, comprometido con ideas comunes llenas de ilusión por mejorar la sociedad", enfatizan.

Por último, en el manifiesto se apuesta por no concebir al partido "como un fin en sí mismo". "El PP de Sevilla debe abandonar el papel de espectador en los procesos de renovación de ideas y asumir una posición proactiva, junto al Partido Popular de Andalucía, que lleve al mejor término un modelo de organización más abierto, con mejores instrumentos de impulso democrático, con mayor protagonismo de sus militantes y en el que la respuesta a la corrupción sea contundente", concluye el manifiesto.