El Parlamento aprueba la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía

|


El Parlamento andaluz ha aprobado este miércoles, con los votos del PSOE, Podemos e IU y la abstención de PP y C's, la Ley de Memoria Democrática, que establece el régimen jurídico para reconocer a las víctimas y que incluye un órgano que elaborará un informe sobre la Guerra Civil y los crímenes del franquismo.

La norma, que fue impulsada por IU en 2011 durante su presencia en el gobierno de la Junta de Andalucía pero se interrumpió por la convocatoria de elecciones, culmina así una tramitación de más de un año desde que entró en el Parlamento en la que únicamente ha incorporado enmiendas de Podemos, rechazando todas las de PP y Ciudadanos, razón que han dado ambos partidos para abstenerse.

La ley establece como horizonte temporal desde la Segunda República hasta el 11 de enero de 1982, amplía la consideración de víctima a colectivos como los familiares de los represaliados y los niños robados e incluye el estudio de los contenidos relacionados con la Memoria Democrática en los planes de enseñanza.

La principal enmienda incorporada ha sido la creación de un grupo de trabajo, similar a una "comisión de la verdad" según Podemos -aunque no se establece así en la ley-, que recogerá testimonios orales y documentación para elaborar un informe que será remitido al Parlamento, al defensor del Pueblo Andaluz y al Defensor del Pueblo Estatal, para después enviarse al Congreso de los Diputados.

El debate final de esta ley ha generado una gran expectación y ha contado en la tribuna de invitados con la presencia del ex vicepresidente de la Junta Diego Valderas (IU), uno de sus impulsores, y de la presidenta del PSOE-A, Micaela Navarro.

También ha estado presente la hermana de Manuel José García Caparrós y representantes de los colectivos memorialistas, visiblemente emocionados con la aprobación de la ley, que han mostrado imágenes de familiares víctimas al término del debate.

La consejera de Cultura, Rosa Aguilar, ha asegurado que Andalucía vuelve a dar "un nuevo paso adelante" para fortalecer "la democracia y la convivencia" y ha reafirmado el compromiso de su Gobierno para el desarrollo de la ley, con la que buscan "abrir un nuevo tiempo" en el que se haga realidad "ese relato común necesario que hará avanzar a la sociedad".

Aguilar, que ha agradecido su trabajo a todos los que han participado en la elaboración de la ley, ha asegurado que con ella no se parte de cero porque se acumula una experiencia "de casi veinte años de política en memoria por parte de la Junta".

La socialista María Márquez ha asegurado que "hoy es un día grande para Andalucía" y ha pedido al PP que no utilice una justificación política con las enmiendas para "esconder la verdadera razón" por la que no son "capaces" de votar la ley.

El diputado del PP Juan Ramón Ferreira ha dicho que su partido está decepcionado por que pensaban que se podría lograr un texto unánime y ha criticado que se haya optado por una ley "de mayoría".

Ha explicado que su grupo no lo apoya porque llega hasta 1982 cuando ya existía una Constitución desde 1978; porque no comparten que se creen organismos "innecesarios" en la administración "paralela"; y porque han chocado "claramente" en el enfoque que se da a la educación, que el PP cree que debería ser "más integrador".

Ha asegurado que su grupo respalda los principios de verdad, justicia y reparación, y que la sociedad tiene la obligación moral de apoyar la recuperación e identificación "de todas las víctimas" en la Guerra Civil y la represión franquista.

Por Podemos, el diputado Jesús de Manuel ha pedido perdón porque entiende que llegan "muy tarde" y ha señalado que "conocer la verdad es la mejor garantía de que hechos tan trágicos no se repitan". Ha destacado que su grupo ha "logrado" una "comisión de la verdad", que no se llamará así pero será "lo que son en cualquier país del mundo, con la misma composición y similares objetivos".

Ciudadanos, en palabras de su portavoz adjunto, Sergio Romero, ha afirmado que han hecho "todo lo posible" por tener una ley "objetiva y de consenso" pero ha lamentado que el PSOE la apruebe "con quienes están en contra de la unidad española, de la Constitución y con quienes parece que les sigue pareciendo mal la Transición".

Su intervención ha provocado quejas en parte de los asistentes y diputados de IU y Podemos, lo que ha llevado al presidente, Juan Pablo Durán, a llamarles la atención. Al igual que el PP, Romero ha criticado que la ley "pone en entredicho" la Transición al ampliar el periodo hasta 1982 y ha rechazado el enfoque que se le da al aspecto educativo.

Por su parte, el líder de IU Andalucía, Antonio Maíllo, ha dicho que es un día "emocionante y de alegría", con el que se termina un camino de casi seis años, por lo que ahora esperan un desarrollo presupuestario "acorde, diligente y rápido".

Maíllo, que ha recordado a Marcos Ana, ha asegurado que aunque es una ley autonómica incluye "pasos" para que se pueda abrir un debate a nivel nacional y ha apelado a la "derecha" para que se incorporen "a saldar y resolver una deuda con la fortaleza de la unanimidad".