Sevilla FC 2- 4 FC Barcelona: Esta vez, venció Goliath

​Un buen Sevilla se adelantó en la primera mitad en dos ocasiones que no bastaron para encadenar la victoria frente a un equipo catalán dónde Messi emergió desde el desorden defensivo para ajusticiar con un hat trick el encuentro y, ¿quizás LaLiga?
|

Tarde para el homenaje tributado por la afición sevillista a D. Roberto Alés con un sentido minuto de silencio y con una primera parte brindada por los de Machín al “Señor de Nervión” el hombre en el cuál pivota la esencia del Sevilla FC actual como institución. Para todo lo demás, Del Nido, etc.


IMG 20190224 WA0002


Instalándonos en lo meramente deportivo, un Sevilla con nuevas caras en el once inicial frente a los barcelonistas que dibujaban un sorpresivo 4-3-3 con Semedo y Vidal en los de inicio. Machín dejó a Ben Yedder sin su pareja de baile, Silva, que tanto le da y la sorpresa, quizás es que al galo, no hay quién le quite nada. Magnífica actuación ayer a pesar de la derrota. Ya en el primer minuto de partido fue el cuadro hispalense capaz de hilvanar la primera aproximación a la meta de Ter Stegen que Promes conectó con escasa potencia el envió de Wöber, ayer de la partida inicial para el cuadro nervionense.


El primer cuarto de hora de encuentro cayó en la apatía de los visitantes. En un control sin profundidad ni peligro que solo se desperezó en el tributo semanal a Puerta en su minuto cuando Mateu Lahoz quiso tributar el suyo propio en cada jornada. Ya se sabe Mateu Lahoz, ese ente. Despertó esa afrenta al Sevilla, Ben Yedder se fabricó una ocasión con doble quiebro a Piqué y a Umtiti que no se materializó. Por parte blaugrana, los errores en la entrega sevillista en la salida de balón propiciaron dos recuperaciones de Messi que no se consumaron en ocasión de gol. Los sevillanos, con una derecha más pesada, Mercado, Sarabia, Navas y la “cara” de Banega hasta el momento tras una “cruz” en una entrega de Messi y recuperación de los de Machín conformaron una contra de manual materializada por Navas de fuerte disparo raso cruzado.


Respondería Vidal sin sacar de esa apatía a los culés y a los sevillistas de su convicción de vencer al actual campeón porque para ello, ni el mismo Piqué desatado en ataque en su inspiración Beckenbauriana haría lo que el diez rosarino cuando Rakitic en el veintiseis le servía un balón a media altura y Messi remataba con una sensacional volea al fondo de la meta de Vaclik. No se deshizo el Sevilla FC y desde Ben Yedder y su proyección en ataque, desde el carril de Navas desarbolando a Alba en más de una ocasión, ganaban metros y ocasión para volver a ponerse al frente del encuentro. El Barça no se desnuda de esa desgana. El Sevilla volvería a castigar a los de la ciudad condal en su desorden defensivo, léase a Umtiti sin ser de la partida en los últimos tres meses, materializando Mercado el dos a uno tras una conexión Ben Yedder, Navas, Sarabia. Corría el minuto cuarenta y uno y el Sevilla cerraba la primera mitad por delante en el marcador.


El segundo acto se abría con dos cambios por parte de los visitantes, entraron Dembele y Sergi Roberto en sustitución de Vidal y Semedo. Ahora sí se iba hacer el Barça más vertical que utilitario cuando recurres a Vidal para ir al combate. Machín actuó cual resorte y lo que se guarda habitualmente para la hora de encuentro lo dispuso en los minutos cincuenta y cincuenta y siete dando entrada Vázquez y Amadou. Lo temerario a priori llegó en el mismo sesenta. Dio entrada a Roque Mesa, buscando el espacio tras la defensa para certificar el tercero más que lavar y guardar la ropa. De esa valentía, “David” hubiese golpeado al gigante “Goliath” más avezado en las urgencias del marcador.


Pero de esa búsqueda de la tercera presea, llegó el empate de los catalanes con una definición de Messi con la “otra” pierna buena que dibujó una parábola a la escuadra de Vaclik. Corría el sesenta y siete de partido y el cansancio ya era una realidad que desnudaba a los sevillistas. El Barça se encomendaba a Messi. El asesino se había cobrado ante su víctima favorita la friolera de treinta y cinco goles en otros tantos partidos. Tendría tiempo esa ambición de saciarse ayer allá por el ochenta y cuatro cuando su voraz oportunismo lo llevó a conducir un tiro desviado de Aleñá tras golpear en Amadou que lo disponía frente al meta checo y que sorteó con la extrema sencillez del recurso del talento, con un sutil toque que picaba la bola ante la salida de Vaclik.


El dos a tres en el marcador hacía tanta justicia como ilusionismo. Tal vez ante uno de los encuentros menos reprochables de los sevillistas y de mayor valentía del técnico soriano, el castigo a pesar de hacer justicia se mostraba inmerecido. La actuación memorable del argentino se iba a rubricar con una asistencia a Suárez que propició golpear con un cuarto tanto la impotencia y el escaso rigor que quedaba en el flanco sevillista. El dos a cuatro, capicúa con el encuentro de la primera vuelta, más que inventos asimétricos de calendarios quedaría para la historia. Huesca será otra oportunidad para no dejar escapar el mérito de la Champions, el Barça tiene su talismán, se llama fútbol, calza botín zurdo, tributa homenaje al mismo en cada campo. Hoy vencía Goliath.


FICHA TÉCNICA

Sevilla (2): Vaclik; Mercado(min R. Mesa), Sergi Gómez, Kjaer; Jesús Navas, Banega, Marko Rog(min 50 Vázquez) , Wöber(min 56 Amadou), Sarabia; Promes y Ben Yedder.

Barcelona (4): Ter Stegen; Semedo(S. Roberto min 46), Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Rakitic, Busquets, Arturo Vidal(Dembélé min 46); Messi, Coutinho(Aleñá min 78)y Luis Suárez.

Árbitro: Mateu Lahoz. Amonestó a Piqué (amarilla, min 38); Rog (amarilla, min 48); Wöber (amarilla, min 56); Vázquez (amarilla, min 69); Kjaer (amarilla, min 79); Sarabia (amarilla, min 82); Roque Mesa (amarilla, min 89).

Estadio: Ramón Sánchez-Pizjuán. Asistencia: 40.661