Sevilla FC 2 – 2 SD Eibar: Dicen que “casi” nunca se rinde

Repaso táctico de Mendilibar a Machín en una tarde para olvidar de Sarabia, señalado por la grada hasta que materializó el empate a dos de un equipo que no quiso perder muy a pesar de las ganas
|

No habían calentado las gargantas de Nervión en demasía cuando dispuso de una ocasión clarísima en las botas de Sarabia quién tuvo en el minuto dos un balón excesivamente cruzado tras desajuste defensivo de los de Mendilibar(qué hubiese sido de la carrera en los banquillos del vasco si se hubiese hecho con una plantilla de mayor relevancia o poder de las que ha dispuesto), paseándose por el marco de Riesgo. Y si existe un rasgo definitorio de los del técnico vizcaíno, esos son los que definen a un plantel sin complejos y de una presión muy arriba. Allá por el ocho ya había gozado de dos saques de esquina y una clara ocasión con doble desborde de Orellana que no aprovechó Pape Diop y malogró por arriba de Vaclik.


Croni00 4


Murmullos en el Pizjuán ante una complicada salida de balón de los locales más que por lo atesorado en los resultados obtenidos en la jornada viguesa y la eliminación de copa. Doce minutos de propuesta ofensiva eibarresa y preocupantes en los sevillistas. Mejor plantado el equipo guipuzcoano decantado por la banda izquierda y muy superior sobre el medio-campo de Nervión. Con más Promes y empuje que futbol, aprovechando la ventaja de ofrecer el campo de los eibarreses el Sevilla FC se enchufó al partido cuando se tributa en la Bombonera el sentido homenaje a Antonio Puerta.


Si el balón era del Eibar, los pitos serían para el Sevilla y la calidad la atesoraba Orellana quién con una pared al inicio de la jugada, se deshizo de los tres centrales sevillistas y batía desde el área pequeña a Vaclik. Merecedores de lo que el luminoso indicaba. Le llegó a Escudero un centro lateral que no fue capaz de dirigir a puerta sin dejar caer al suelo. Acto seguido, de una recuperación en el centro del campo, A. Silva asistió a Ben Yedder y envió sin acierto al fondo donde alientan los Biris.


Trenzaba el Sevilla una ocasión muy clara, tal vez no se había visto una desde la inicial de Sarabia, por la derecha que no alcanzó Ben Yedder a remachar ante un rapidísimo Riesgo. Para el cuarenta y dos se empezó a vislumbrar una versión más incisiva de un doloso Sevilla. El socavón de la temporada de los sevillistas, otrora bache, apuntaba (como en octubre) al técnico soriano y sus controvertidas decisiones de los últimos encuentros.


Otra suerte de Sevilla saltó en la reanudación con mayor presencia en el campo visitante y con una jugada de A. Silva que no vio como se sumaban a la misma Roque Mesa y Promes mientras el luso la entregaba a las manos de Riesgo. El desatino del delantero sevillista se estaba convirtiendo en constante con una última conexión con Ben Yedder que no terminaba de desencadenarse. Cuando prestábamos atención a los cambios en el equipo de Nervión, Mendilibar sacaba la pizarra y tras salida de balón de córner Charles transformaba el segundo.


La grada empezó a rugir y quizás Sarabia contribuyó a esa melodía de viento. Más allá de los trajines de su representante la última tarde del mercado de invierno, la menor aportación de un futbolista que tan alto rendimiento había aportado y un cuestionadísimo rendimiento en este inicio de año. En el último tramo del encuentro, un equipo superado en la táctico y con un marcador tan adverso buscó en la realidad de un chaval de segundo año de juvenil y la permanencia de Sarabia en el campo acentuar la hondura de su crisis. Rubén Peña gozó de una oportunidad clarísima tras autopase sobre Brian aunque sin conectar entre palos.


Los fuegos de artificios que se esperaban para tan interesante jornada para sumar sobre los más directos seguidores, ante el eterno rival y su calamitosa actuación matutina y la posibilidad de aproximarse a esa zona Champions iban a diluirse ante el oficio de los vascos que a la postre se sumaban a ese pelotón de aspirantes a cualquier privilegio reservado a los modestos de la competición.


Habría tiempo para ver como Banega se marchaba del terreno de juego por doble amarilla antes de tiempo y como la grada lo exoneró ante tal afrenta. A una afición descontenta que se marchaba sin concluir el reglamentario y sin dilucidar una eterna revisión del gol de Kike que aprovechaba la asistencia de Orellana para convertir un NO cero a tres, VAR mediante. Para los últimos compases desde los vomitorios aledaños al abono, el 1 a 2 de Ben Yedder, undécima diana el la competición doméstica y el pasacalles final con el gol de Sarabia ganándose, quién sabe, la unción de su parroquia.


FICHA TÉCNICA

Sevilla FC (2): Vaclik – Carriço (Brian min 73)- Kjaer,-Wöber – Promes- Sarabia -Banega- Roque Mesa ( Vázquez min 63)-Escudero (Navas min 60) - Ben Yedder - André Silva.

SD Eibar (2): Riesgo – Rubén Peña Ramis (P Oliveira min 57) - Arbilla -Cote -Orellana - Joan Jordán - Pape – Cucurella - Sergi Enrich (Escalante min 71) – Charles ( Kike min 82)

Goles:- 0-1 Orellana minuto 22; 0-2 Charles minuto 63; 1- 2 Ben Yedder minuto 88; 2-2 Sarabia minuto 92

Árbitro:- Iglesias Villanueva Comité Gallego Amonestó a Escudero en el minuto 38 con amarilla, a Jordán minuto 51, Banega en el minuto 66 y en el 84.

VAR:- Medié Jiménez Comité Catalán

Incidencias:- Estadio Ramón Sánchez Pizjuán Jornada 23 de LaLiga 10/02/2019 Asistencia 36643 espectadores