CARLOS GARROTE, PIRAGÜISTA DEL EQUIPO ESPAÑOL Y CAMPEÓN DE EUROPA Y MUNDIAL EN K-1 200 METROS

"El oro en K-1 200 metros en el Europeo demostró todo el trabajo que se llevaba haciendo en anteriores temporadas"

​El piragüista Carlos Garrote atendió a Información Sevilla durante su concentración de dos semanas en el Club Náutico Sevilla, donde preparan la nueva temporada en su segunda concentración en la capital. Con él, hablamos de su brillante 2018, donde fue campeón de Europa y Mundial en K-1 200 metros y es una de las grandes bazas del piragüismo español para los próximos años.
|

-Nuevo año de competición tras un gran 2018. ¿Cómo afronta este nuevo año en el equipo nacional?

-Este nuevo año lo afrontó con la expectativa de ir al Campeonato del Mundo. Es el gran objetivo del año, pero antes hay que pasar por unos Selectivos Nacionales que van a ser importantes. Esta cita la tendré dentro de dos meses y medio más o menos. Es la primera competición que tendremos para ver cómo se desarrollará la temporada e intentar repetir los títulos de 2018. Hay que ser consciente que volver a repetir oro es muy complicado, pero lo pelearemos.


IMG 3593


-El 2018 fue un año prolífico en su carrera deportiva, consiguiendo dos oros en K-1 200 metros tanto en el Campeonato de Europa de Belgrado (Serbia) como en el Mundial de Montemor-o-Velho (Portugal). ¿Ha costado mucho esfuerzo y ha sido difícil lograr las dos medallas internacionales?

-La primera fue en el Europeo y sí que es verdad que tanto mi entrenador Luis Brasero, como yo, podíamos hacer grandes cosas. Cuando clasificamos para la final, teníamos confianza en que podíamos lograr la primera posición. Los dos confiamos el uno en el otro, y salimos con las ganas de vencer en el Europeo. Cuando se consiguió, todo fue más rodado. En los Juegos del Mediterráneo, fueron como un regalo a la temporada con el oro en la misma distancia. Cuando llegamos al Mundial, teníamos las ganas de repetir el éxito del Europeo. La cita continental fue un punto de inflexión que cambió nuestra mentalidad de las anteriores temporadas, ya que nos costaba dar el salto que hemos dado en 2018. Ahora ha comenzado la aventura y queda mucho tiempo para disfrutar más.


-Son sus primeros oros internacionales en el equipo absoluto de piragüismo española. ¿Qué siente un deportista al lograr el triunfo en la categoría Senior a nivel internacional?

-Es una satisfacción enorme. Hemos peleado muchísimo para llegar al nivel que hemos dado en 2018. Nosotros, tanto Luis como yo, sabíamos que podíamos y hemos luchado hasta demostrar que podíamos llegar a las medallas. El 2018 ha sido un año espectacular y que va a ser difícil repetir, pero que seguiremos luchando como siempre.


-La modalidad donde triunfo el año pasado en sus éxitos internacionales fue en K-1 200 metros. Una categoría que estará presente en los JJ.OO. de Tokio 2020. ¿Es una baza para conseguir estrenarse como deportista olímpico y lograr una plaza a la cita de Japón?

-Tenemos que pasar por diversas competiciones antes del Preolímpico. Tengo presente el Selectivo de dentro de dos meses y medio, que es donde va a ser una competición que nos cuesta bastante remar. Son unos Selectivos que son, más o menos, lo peor del año ya que luchamos muchos kayakistas y venimos de una pretemporada con baja forma. Hay que mentalizarse más en este primer punto del Selectivo. Nunca hemos tenido la oportunidad de clasificarnos para unos Juegos Olímpicos, y si llega este año, iremos con una ilusión enorme y será un reto difícil.


-¿Se centrará en esa embarcación de K-1 200 metros o luchará por lograr la plaza en otras embarcaciones?

­-No, ya que después del 2018 donde también realicé pruebas en K-4 500 metros y fueron duras, tanto físicamente como psicológicamente. En 2018, no decidieron contar conmigo para la embarcación a pesar de ser subcampeones el año anterior. Decidimos Luis y yo entrenar más al K-1 200 metros y afrontamos los retos igual que la temporada pasada. En el año de los JJ.OO., nunca se sabe lo que puede pasar y sólo pueden ir 6 españoles. Somos ocho en categoría absoluta que tenemos opciones de clasificar. Si conseguimos todos los deportistas la clasificación olímpica, dos palistas se quedan fuera por decisión técnica y que te deje fuera va a ser un momento duro. Hay que pelear por el K-1 200 metros, y nunca se sabe si entraré en otro barco o no. Por ello, pelearé con la distancia de 200 metros y no cerraré puertas a otras embarcaciones.


-Un momento amargo fue cuando quedó fuera de las plazas del K-4 500 metros para el Mundial. ¿Cómo vivió ese momento y cómo lleva la motivación un deportista para afrontar nuevos retos?

-Salí fastidiado muy psicológicamente de Asturias, donde fue una época mala y me refugié en mi entrenador Luis Brasero. El técnico me dio confianza en ese momento y me subió mucho la moral. Lo que hice fue seguir los pasos que me dijo Luis y gran parte de lo que hemos conseguido es gracias a él.


-La pasada jornada de LaLiga Santander fue invitado en el encuentro del Real Betis ante el Real Madrid en el Benito Villamarín y también fue invitado en el Santiago Bernabéu. ¿Qué siente un deportista cuando otros deportes como el fútbol te reconocen los éxitos deportivos?

­-Lo del Bernabéu fue un sueño hecho realidad. Soy madridista desde pequeño y verme de repente, hacer un saque de honor ante 80.000 personas. Son momentos únicos e inigualables que no me lo van a quitar en la vida. Para mí, es un orgullo que otros deportes como el fútbol, te reconozcan los éxitos y te hagan hacer esos actos me hace sentir especial.


-Segunda concentración en Sevilla, donde cambiáis de lugar y la realizáis en el Club Náutico Sevilla. ¿Cómo lleváis la preparación en esta concentración?

-La verdad es que muy bien. El Club Náutico Sevilla nos ha aceptado muy bien y las instalaciones son perfectas para realizar un deporte de alto nivel como el nuestro. Decidimos venir a entrenar aquí porque es un sitio ideal y las instalaciones del CEAR han bajado de nivel en sus infraestructuras. Otros detalles hacen que baje también la calidad y el descanso no es idóneo. Cuando Luis decidió ir a un hotel fuera de Cartuja, lo veíamos un poco extraño porque estábamos poco habituados en entrenar en Sevilla fuera de Cartuja. Esta segunda concentración está siendo increíble y realizamos entrenamientos muy buenos en el río Guadalquivir. Siempre es bueno venir a Sevilla en invierno por el tiempo y el clima que te da.


IMG 3599


-Con respecto al clima, ha habido varios días donde la capital hispalense ha estado en temperaturas bajo cero o con pocos grados. ¿Cómo lo habéis llevado, ya que se ha parecido a sitios como Zamora, Madrid o Asturias, donde el clima es más lluvioso y frío?

-Jeje, vosotros que no estáis acostumbrados a esta bajada de temperaturas, veis que es mucho frío. Entrenar a las 8 de la mañana en Madrid o Zamora era impensable por los grados que hacía. Y aquí, bajamos al río a las 8 de la mañana y sí que es verdad que entra un poco de frío, pero entras en calor. Sevilla te ofrece muchas opciones para entrenar que no las tienes en otro sitio.


­ -En la Gala de Piragüismo Nacional, que se celebra en el mes de febrero, ha sido elegido como Mejor Piragüista Masculino de 2018. ¿Qué siente que la Federación que te reconozca sus éxitos deportivos tras un año duro?

-Para mí, es otro orgullo de que me reconozcan ser el mejor palista de la Federación Española. Hemos luchado mucho y me siento orgulloso también de que Luis Brasero sea el Mejor Entrenador del Año. Lleva logrando el premio desde hace tres años y es mi primera vez que me dicen este trofeo. Será un día para disfrutar en la Gala y para disfrutar con mi gente.


-En los últimos años, el equipo español no para de conseguir éxitos deportivos y de sacar una generación de palistas con futuro tanto en Senior como Sub-23 o Junior. ¿Eso hace que el nivel del piragüismo crezca más?

-Sí, porque cada Selectivo que hacemos es más complicado para clasificarte en un Mundial o Europeo. Nos cuesta mucho a todos los palistas por el alto nivel que hay. El peor resultado que tuvimos en el Mundial fue un 5º puesto de Roi Rodríguez en K-1 1.000 metros. Eso da a entender que el nivel está altísimo tanto los que van al Mundial como los que no. Los que se quedan fuera, no llegan a las competiciones por una décima o dos. Una vez lograda la plaza, sabes que tienes posibilidades de hacerlo bien a nivel internacional porque el nivel es altísimo. Hay que preparar más ese Selectivo en España que a nivel internacional.


-¿Qué objetivos te marcas como piragüista en 2019?

-El primer objetivo es el Selectivo de dentro de dos meses. Hay que llegar bastante fuerte para cerrar la embarcación de K-1 200 metros. Va a ser el primer paso, y luego tenemos la Copa del Mundo en Alemania donde lo criterios que están puestos, dicen que si quedas primero te da acceso al Campeonato del Mundo. Ese objetivo es clave para clasificarnos para Tokio 2020.


-¿Con qué se queda de estos últimos años dedicado al piragüismo?

-Me quedo con el momento vivido de conseguir el oro en K-1 200 en el Campeonato de Europa en Belgrado (Serbia). Es la primera victoria muy importante que tuvimos y donde pudimos sacar toda la rabia que llevábamos dentro. Fue una medalla donde pudimos poner en práctica todo el trabajo que llevábamos haciendo las anteriores temporadas. Ese momento el que va a marcar todo lo que venga ahora en mi carrera deportiva.