El gobierno de la ciudad reitera que el proyecto de la Avenida del Greco que transformará el barrio va en plazo

Las obras están en su última fase y el plazo de finalización será en marzo, tal y como estaba previsto y comunicado a los vecinos
|

La delegada del Distrito San Pablo-Santa Justa, Inmaculada Acevedo, ha defendido hoy la gestión y la transparencia en la ejecución de las obras para la transformación integral de la Avenida del Greco, “que ya se encuentra en su última fase, cumple los plazos previstos y de cuya evolución están informados los vecinos y las vecinas de la zona, como lo han estado siempre desde el mismo momento en que se concibió ese proyecto”.


Foto Greco


La delegada ha señalado, asimismo, que técnicos de la obra y el equipo del distrito mantuvieron con los grupos políticos de Izquierda Unida y Participa una reunión a finales de diciembre, “donde quedaron informados al detalle de cómo iba evolucionando y se aclararon las dudas que tenían. Por tanto, no entendemos sus críticas ahora sobre la falta de transparencia en la ejecución”, según ha lamentado Acevedo.


Se trata de un proyecto coordinado por Emasesa, Área de Hábitat Urbano, Distrito San Pablo-Santa Justa, Movilidad, Salud y Universidad de Sevilla, y ejecutado en tres fases para así compatibilizarlo con la circulación rodada y reducir las molestias a los vecinos y vecinas, “que están permanente informados y cuyas sugerencias siempre se analizan, en el objetivo común de mejorar una actuación que marcará un antes y un después en la avenida, que será más habitable y que sin duda impulsará su vida comercial en la misma”.


“Estas obras marchan según los plazos previstos, programados y presentados a los vecinos y vecinas y comerciantes antes del inicio del proyecto y conforme avanza la ejecución. Asimismo, la interlocución y el diálogo son constantes en la zona desde que se planteó una iniciativa que supondrá un antes y un después en la concepción del urbanismo de la ciudad y en la participación ciudadana en el mismo”, según ha comentado la delegada del Distrito San Pablo-Santa Justa, Inmaculada Acevedo. De hecho, ha añadido, “es la obra con mayor participación, diálogo y transparencia que se ha realizado hasta ahora en la ciudad, y que se mantiene desde que se diseñó la iniciativa hasta la actualidad, de ahí que no entendemos las críticas de los grupos IU y Participa a un proyecto bueno para la zona, bueno para el distrito y bueno para el interés general de la ciudad y que, además, va en plazo”.


Finalizado en noviembre el acerado sur a falta del mobiliario y la jardinería que se afrontarán a la par que en el acerado norte, en éste se están renovado las redes de abastecimiento y saneamiento, tras ser demolido todo el pavimento, y se acometen las canalizaciones de alumbrado y telecomunicaciones –para estas últimas se prevé un prisma troncal que permita tanto las infraestructuras actuales como las futuras renovaciones–. Asimismo, se ha construido ya el aljibe bajo la calle Garrotín, uno de los dos –el primero ya ha culminado– que formarán parte del pionero sistema de drenaje sostenible –acumulará las precipitaciones para así mantener la vegetación, con zanjas drenantes que facilitarán la filtración y distribución del agua a partir de pavimentos y materiales especialmente diseñados–.


Estas nuevas infraestructuras facilitarán el suministro a los elementos verdes como el arbolado, que se incrementa a través de una selección de especies que generen más sombra y se adapten mejor al entorno.  Se alcanzarán 90 ejemplares más, lo que implica un aumento del 72 por ciento con respecto a la arboleda lo existente. Se habilitarán también unos 2.000 metros cuadrados de jardineras y zonas verdes a lo largo de toda la avenida, que incluye tramos con un pavimento vegetal. Además, habrá una zona de agua con una fuente ornamental frente al centro de salud y tres puntos con fuentes de agua potable que contribuirán a la presencia del agua como elemento paisajístico.


Se van a generar, asimismo, nuevos espacios para el peatón en este rediseño, que también incluye la reubicación del carril bici. La vía pasará a formar parte del grupo de calles en los que se ha limitado circulación la circulación a los 30 kilómetros hora a través de diversas medidas de pacificación y calmado del tráfico. Posteriormente, se procederá a la instalación de una zona para juegos infantiles y dos de aparatos biosaludables para personas mayores, junto a 65 bancos, nuevas papeleras y áreas de aparcamiento para bicis. Se ha incorporado la dotación de un punto abierto wifi junto al centro de salud.


El presupuesto de las obras es superior a 2,5 millones de euros “y es un ejemplo del nuevo urbanismo que pretende el gobierno de la ciudad para nuestras vía pública al objeto de crear unas calles, avenidas más habitables, con mayor convivencia vecinal y medioambientalmente más sostenibles”, ha concluido la delegada del Distrito San Pablo-Santa Justa. La ejecución de obras concluirá en marzo.