Zoosanitario y Policía Local rescatan a 6 équidos abandonados y con signos de malnutrición junto al Estadio de la Cartuja

​Los animales han quedado bajo custodia en el Zoosanitario, donde han comenzado a recibir tratamiento veterinario
|

Un grupo de Profesionales del Zoosanitario Municipal de Sevilla y agentes de la Policía Local han intervenido hoy en el rescate de 6 équidos (caballos y mulos) abandonados, malnutridos y con heridas en las inmediaciones del Estadio de la Cartuja, tras lo cual se ha abierto un expediente para tratar de localizar al dueño e iniciar denuncias por posibles delito de abandono y maltrato animal.


Zoosanitario 2


Después de ser alertados por varios ciudadanos sobre la existencia de esos animales en libertad invadiendo calzadas, con el consiguiente riesgo para la circulación y las personas, se desplazó al lugar un equipo de empleados del Zoosanitario y la Policía Local. El diagnóstico realizado por el técnico veterinario municipal apreció el estado de malnutrición en los équidos, así como heridas en las extremidades y los ojos, de ahí que se consideró que se estaba ante un presunto delito por abandono con maltrato animal, a la vez que se decidió que estos équidos quedaran bajo custodia municipal y fueran trasladados a las instalaciones del Zoosanitario.


En sus instalaciones han recibido los primeros cuidados veterinarios y se les comenzará a proporcionar agua y alimentos de manera progresiva bajo supervisión veterinaria. Parte de estos équidos están identificados a través de microchip, y ya se han iniciado los trabajos de investigación para poder localizar al dueño.


El delegado de Bienestar Social y Empleo del Ayuntamiento, Juan Manuel Flores, ha destacado y agradecido esa coordinación entre los profesionales del Zoosanitario Municipal y los agentes de la Policía Local, al tiempo que ha lamentado este segundo caso de abandono animal en una semana, tras el de los 18 perros de razas potencialmente peligrosas del pasado lunes en un parque infantil. “En esta ocasión, asimismo, con signos de maltrato. No hay justificación alguna para esta barbaridad”, ha concluido.