Patrimonio aprueba la sustitución del vallado del Anfiteatro Romano del Conjunto Arqueológico de Carmona

El nuevo vallado favorecerá la imagen de la institución, así como sus funciones de control, seguridad y mantenimiento del recinto
|

La Comisión Provincial de Patrimonio, dependiente de la Delegación Territorial de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía en Sevilla, presidida por el delegado territorial, José Manuel Girela, ha informado favorablemente sobre el proyecto de vallado de la parcela del anfiteatro romano de la Necrópolis de Carmona, promovido por la Delegación Territorial de Cultura, Turismo y Deporte a través de la Dirección del Conjunto Arqueológico de Carmona a causa del mal estado de conservación de la cerca que actualmente cierra el ámbito claramente delimitado del Anfiteatro.


Carmona


La Comisión entiende que la solución propuesta es la que mejor se adapta a las circunstancias que concurren en el cerramiento del Monumento porque es capaz de ofrecer una imagen única y digna, a la vez que neutra y actual del ámbito patrimonial en el que se inserta, y también parece importante su versatilidad y capacidad de absorber, cualquier irregularidad del terreno, así como cualquier otro uso, conducción o cartelería que deba apoyarse sobre ella, y, lo que quizás es más importante, las muy diversas circunstancias de los linderos con las edificaciones colaterales y posibles actuaciones urbanísticas derivadas de la ejecución del Plan Especial de Protección del Patrimonio Histórico de Carmona (PEPPHC), donde se ubica la zona arqueológica establecida en el Plan Especial de Protección del Patrimonio Histórico de Carmona (PEPPHC),


El cerramiento actual está conformado por una valla metálica de simple torsión sobre murete de fábrica de ladrillo, ofreciendo una imagen precaria y deficiente, que no cumple adecuadamente con sus funciones de control, seguridad y mantenimiento del recinto. El programa funcional acordado con el Conjunto Arqueológico de Carmona abarca, de forma exclusiva, el desarrollo del cerramiento en su totalidad, incluyendo la formalización de los dos accesos independientes al interior de la parcela: uno, hacia la avenida Jorge Bonsor y, otro, hacia la calle Anfiteatro que se dimensionará de tal modo que permita el acceso de grandes vehículos y maquinaria de cierto tonelaje. El nuevo vallado favorecerá la imagen de la institución, así como sus funciones de control, seguridad y mantenimiento del recinto y debido a que el PEPPHC prevé una modificación en la configuración actual de la manzana en la que se inserta el Anfiteatro, el nuevo vallado se adaptará a esta circunstancia futura.