Cañada Rosal realiza una exposición conmemorativa del 250 aniversario de su fundación por Pablo de Olavide

Se fundó por las reformas impulsadas por el rey Carlos III para el repoblamiento de las grandes zonas deshabitadas de la Sierra Morena
|

El alcalde de Cañada Rosal, Rodrigo Rodríguez Hans, acompañado por el delegado territorial de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta en Sevilla, José Manuel Girela de la Fuente, y la delegada provincial de Cultura, Rocío Sutil, ha presentado en la Casa de la Provincia la exposición conmemorativa del 250 aniversario de la fundación de Cañada Rosal en 1769, como consecuencia del proyecto ilustrado del Rey Carlos III, quien encomendó al Adelantado de Andalucía don Pablo de Olavide, el programa para la colonización y repoblamiento del sur de España y la Sierra Morena, conocido como Las Nuevas Poblaciones, que entre otras iniciativas y resultados acordes con el siglo de la Ilustración, se destacó por el aporte de colonos procedentes de centroeuropa, y cuyos descendientes aún perviven en Cañada Rosal, de lo que da buena muestra la pervivencia de nombres y apellidos de aquellas latitudes en el allejero y los habitantes de Cañada Rosal.


DSC 0010


La exposición “250 Aniversario de la Fundación de Cañada Rosal” pretende colocar al espectador dentro de la época de la fundación de Cañada Rosal para que comprenda que la colonización no consistió únicamente en la construcción de pueblos, puesto que fue un proyecto de reforma económica y social también, acorde con las necesidades de desarrollo de la España del siglo XVIII, y que vino a constituir una nueva forma de relación entre la vida y la sociedad concebida por la Ilustración.


Con esta exposición, el ayuntamiento de Cañada Rosal, en palabras del alcalde, “no pretende ofrecer al visitante únicamente un patrimonio material con la presencia de obras de arte, utensilios fabriles y agrícolas de la época, sino también poner en valor un patrimonio humano, que es lo más importante, como el de aquellos hombres y mujeres que hace 250 años cambiaron sus lugares de origen para dar vida a nuestro pueblo, y vivir y compartir y soñar haciendo suyo el proyecto de la Ilustración”.