El Sindicato USTEA requiere a la Junta el plan de prevención del CIMI Málaga

El sindicato ​está estudiando ejercer las medidas judiciales y administrativas pertinentes, que pueden ser ponerlo en conocimiento de la Inspección de Trabajo, la Fiscalía
|

El sindicato USTEA, va a convocar movilizaciones de los trabajadores para denunciar y protestar por la opacidad de la Junta de Andalucía sobre la salud laboral de los trabajadores del Centro de Menores San Francisco De Asís de Torremolinos. En concreto denuncia que tras detectarse un brote de sarna y un elevado número de positivos en la prueba de Tuberculosis, que llega a alcanzar a un 35 % de la plantilla, no se han atendido las peticiones de información que como sindicato tienen derecho a recibir: Evaluación de riesgos del Centro, la planificación preventiva, y resultados de la vigilancia de la salud con detalle del número real de casos y alcance de las dolencias.


IMG 20181108 WA0021


Desde marzo que se hizo la petición formal todo han sido largas por parte de la Administración en diferentes reuniones formales e informales. En mayo, el propio Delegado del Gobierno en Málaga se reunió con representantes del Comité de empresa del que USTEA forma parte y nos emplazó a una reunión con la Dirección General de Justicia Juvenil que no se ha llegado a producir. Ante buenas palabras pero inacción de la Junta, no queda otra herramienta que la movilización. Es por ello que se va a convocar para el 7 de noviembre una manifestación en la Delegación del Gobierno en Málaga. En paralelo a esta acción USTEA está estudiando ejercer las medidas judiciales y administrativas pertinentes, que pueden ser ponerlo en conocimiento de la Inspección de Trabajo, la Fiscalía y presentar una demanda por vulnerar el derecho a la libertad sindical.


CIMI San Francisco, ocho años en el olvido, en continua tensión laboral y desorganización estructural. El centro de menores infractores San Francisco de Asís de Torremolinos tuvo que cerrar sus puertas de manera urgente en agosto de 2010, aduciendo deficiencias en la estructura del edificio. Se distribuyó a la plantilla -era el único centro con empleados públicos de la propia Junta de Andalucía- en otros recursos en los municipios de Málaga, Torremolinos y Alhaurín de la Torre. Pero esto se hizo con el compromiso de hacer un centro de referencia a nivel andaluz en el tratamiento de menores infractores. Sin embargo, año tras año y van ocho, los presupuestos de Andalucía no contemplan invertir nada destacable en la adecuación y la rehabilitación del CIMI San Francisco de Asís.


Esta inestabilidad y disgregación del Centro ha provocado una alteración en los propios derechos de los trabajadores con continuas movilidades geográficas, utilización de vehículos personales en el transporte de menores, disfunciones en la distribución del personal, todo lejos de lo estipulado en Convenio Colectivo. Calendarios laborales impuestos, realización de Guardias en los Juzgados sin recibir las retribuciones correspondientes. Algunas ya están en curso de reclamaciones judiciales.