El Ayuntamiento consolida y amplía una red de protección social a personas sin hogar, víctimas de desahucios y en exclusión

​Los 50 pisos refuerzan la estrategia puesta en marcha en el actual mandato de apostar por la reinserción social, con un presupuesto de tres millones de euros
|

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Bienestar Social y Empleo, ha aprobado tres programas sociales que por un lado refuerzan la red y diversifican geográficamente los servicios municipales de atención a personas sin recursos y/o sin hogar, por otro apoya a las entidades sociales que trabajan con personas que padecen alzheimer y enfermedades crónicas o terminales y a sus familiares y, por último, incrementan la cobertura de ayuda a domicilio para personas dependientes. “Para el actual equipo de gobierno municipal, la atención a personas necesitadas es una prioridad, y en ello trabajamos desde la responsabilidad, la seriedad y el rigor, buscando soluciones frente a dramas sociales con proyectos concretos y partidas detalladas”, ha dicho el delegado de ramo, Juan Manuel Flores.


Flores


En primer lugar, Flores ha concretado el mayor contrato aprobado hasta ahora en la ciudad para reforzar y aumentar la red de atención a las personas sin recursos y sin hogar, unificando en un solo contrato distintas líneas de actuación ensayadas “con éxito” durante este mandato municipal. El resultado es generar para estas personas 150 plazas en medio centenar de pisos distribuidos por toda la capital, destinados a una atención temporal a las necesidades de esas personas, en unos casos atendidas por profesionales de los Servicios Sociales del propio Ayuntamiento, y en otros, por entidades sociales.


Este programa, cuyo presupuesto municipal se acerca a tres millones de euros, cuenta con tres ámbitos de actuación prioritarios: uno, para aquellas personas víctimas de desahucios, con veinte pisos de cinco plazas cada uno, y que refuerzan la actual estrategia de recursos habitacionales para quienes pierden su vivienda; dos, para las personas sin hogar que entren en el sistema para la reinserción social en viviendas tuteladas housing first –“un novedoso modelo de intervención social por el que ha aspostado este gobierno municipal”, según ha remarcado Juan Manuel Flores–, con 20 pisos; y tres, para personas y familias en riesgo de exclusión que requieren alojamiento de carácter temporal, con nueve pisos con al menos tres plazas cada uno.


“Estos tres contratos son un refuerzo y una renovación de la estrategia impulsada desde el comienzo del actual mandato para la atención social, que era inexistente hace ahora cuatro años y que, asimismo, cuenta con el aval de importantes niveles de reinserción social. En cambio, hace solo cuatro años, a estas personas y familias únicamente se les ofrecía solo la posibilidad de entrar en el albergue municipal. El cambio es sustancial”, ha añadido el delegado de Bienestar Social y Empleo.


ALZHEIMER Y ENFERMEDADES TERMINALES


En segundo lugar, Flores ha presentado otra gran novedad en la intervención social del Ayuntamiento hacia los ciudadanos y ciudadanas, en concreto para las personas con alzheimer, enfermedad crónica y en el final de sus vidas. Esa nueva línea se va a canalizar a través de una convocatoria de subvenciones por un importe de 100.000 euros en total para aquellas entidades sociales que trabajan directamente con estas personas.


La finalidad de esta convocatoria es apoyar al menos cuatro proyectos de entidades sociales dirigidos a sensibilizar, informar y promover una mejor atención a personas con alzheimer o enfermedades crónicas avanzadas. La convocatoria queda dividida en dos líneas. La primera, con 50.000 euros, está centrada en el impulso de proyectos relacionados con el alzheimer cuyos objetivos sean la información y sensibilización, la atención psicológica, la formación continuada de las familias y la promoción de la figura de cuidadores voluntarios. Y la segunda, por el mismo importe económico, se orientará hacia las asociaciones que trabajen con enfermedades terminales y con la intención sensibilizar e informar, formar y mejorar la atención y respuesta ante esta realidad.


AYUDA A DOMICILIO


Por último, el Ayuntamiento de Sevilla ha aprobado de nuevo el mayor contrato del Área de Bienestar Social y también de todo el Consistorio: el de ayuda a domicilio. Se ha licitado para dos años con un presupuesto de 71,60 millones de euros, lo que implicar un nuevo crecimiento de tres millones (el cuatro por ciento) con respecto al último contrato aprobado en 2016.


Se mantiene la estructura y las principales fórmulas con las que se transformaron la gestión de esta prestación en el año 2016: aumento del presupuesto –tanto en los precios de las horas como en los recursos destinados al programa–, se licitan cuatro lotes por otras tantas zonas de la ciudad –y no solo un único contrato–, se garantiza la subrogación de todos los trabajadores que ya aumentaron en el último contrato y podrán incrementarse en este, y se elimina el precio que oferta la empresa como el criterio único, garantizando la prevalencia de criterios técnicos y sociales –a la hora de valorar las ofertas, el precio aporta 40 puntos sobre 100, la oferta técnica, 30, y los criterios sociales, otros 30, y estos últimos priorizan las mejores soluciones para la accesibilidad, la contratación de trabajadores de larga duración, el mayor número de empleos o la mayor formación para la plantilla–.


Además de la bolsa de horas generada en cada lote, con la financiación que resulte sobre el precio de licitación se prevé establecer horas adicionales distribuidas en los diversos lotes para posibles nuevas incorporaciones al sistema de ayuda a domicilio. “De esta manera, el dinero incluso de las bajas existentes volverá a repercutir en el servicio y el contrato incorpora cláusulas sociales. Y llegaremos al máximo posible y permitido por la ley”, ha concluido el delegado.