El Sevilla FC supera por segundo año consecutivo la cifra de socios abonados para la nueva temporada

​Las modalidades de abonados sin asiento, tanto rojo como blanco, también han obtenido una calurosa acogida entre los sevillistas
|

La fidelidad de la afición sevillista a su equipo y la ambición por seguir creciendo en todos los parámetros ha vuelto a dar un paso más al término de esta campaña de renovaciones y abonados para la 2018/2019. Por segundo año consecutivo, el Sevilla FC ha superado la cifra de socios, estableciendo en esta temporada el récord histórico del club con 42.836, superando con creces a los 39.820 en los que se estableció la marca la campaña pasada.


20180809 SFC ZAL 01


Además, otro de los datos de los que el sevillismo puede presumir, es el notable crecimiento que ha ostentado la modalidad de abonados con asiento en el Ramón Sánchez Pizjuán, la cual se ha cerrado para este año en 39.438 socios, marcando también el punto histórico para esta variedad de abono con respecto a la temporada 2017/2018. Así pues, casi todos los registros se han superado este año: el de récord absoluto de socios de la temporada 2006/2007 con 41.872 y el de socios con asiento de la temporada pasada con 37.673. No se ha superado el récord de socios sin asiento, también del año 2006/2007, con 4.815.


Con estos números, hay que resaltar también el éxito cosechado en las opciones lanzadas por el club para aquellos que quisieran optar por la modalidad de socio no abonado en cualquiera de sus dos ramas, la de rojo o la de blanco. Han sido, por tanto, 3.398 socios que han optado por adherirse a esta opción. Los socios no abonados rojo, hasta la temporada pasada menor de cinco años, han sido 3.110; mientras que la introducción del tipo de socio no abonado blanco ha sido elegido por 288 sevillistas.


Tanto el carnet de socio no abonado rojo como el blanco dan derecho a acudir a los partidos de la cantera y el femenino en casa, así como a acogerse a descuentos y promociones. Más en particular, el rojo, permite conservar la antigüedad y tener, por ejemplo, derecho a entradas para finales y adquirir una entradas al 50 por ciento en dos partidos según condiciones del club y disponibilidad existente. Por su parte, el blanco, no permite conservar la antigüedad, pero ofrece las ventajas de no tener que pagar cuota de alta como abonado cuando decidieran dar ese paso o de tener prioridad sobre el público en general para adquirir los abonos que queden libres tras finalizar la próxima campaña de renovaciones.