Protestan por la celebración de un concierto de Maluma en Mairena del Aljarafe ante el "sexismo" de sus letras

​Así lo han indicado los participantes en esta concentración en el manifiesto que han leído en el transcurso de la misma,que se ha prolongado durante una hora
|

El concierto programado para ayer por el cantante de reguetón Maluma en el centro hípico municipal de Mairena del Aljarafe (Sevilla) ha venido precedido por una protesta convocada por miembros de IU, Podemos y de los colectivos feministas de la localidad que se han concentrado para expresar su "absoluta indignación" ante el concierto de un cantante "cuyas letras van transmitiendo el patriarcado en estado puro".



Maluma


Así lo han indicado los participantes en esta concentración en el manifiesto que han leído en el transcurso de la misma, según han explicado fuentes de la organización de la protesta, que se ha prolongado durante aproximadamente una hora -entre las 19,00 y las 20,00 horas- y en la que, además, se han exhibido dos pancartas. La concentración ha tenido un carácter "simbólico", para expresar la "repulsa al machismo" por parte de los asistentes, y no con intención de "boicotear" el concierto, según ha explicado la misma fuente. 


En el manifiesto leído en esta protesta se ha sostenido que la música es uno de los "factores favorecedores y perpetuadores" del patriarcado, que "está muy arraigado en nuestra sociedad", y, en concreto, se ha alertado de que las letras de las canciones de Maluma "van transmitiendo el patriarcado en estado puro, mujeres sumisas y meros objetos sexuales de satisfacción del 'macho', mujeres de usar y tirar". Desde la organización de esta protesta han criticado al equipo de gobierno local socialista, encabezado por Antonio Conde, por dar "cobijo" y facilitar "que el machismo se haga presente en nuestras calles, que un cantante que provoca con sus letras misóginas y sexistas campe a sus anchas por nuestro pueblo".


Por eso han convocado esta concentración para mostrar su "absoluta indignación ante la incongruencia de un equipo de gobierno que se llama a sí mismo feminista y progresista, que apoya campañas contra el machismo (...) y que, bajo el amparo de la 'libertad de expresión', permite y facilita que se perpetúe el machismo y se haga apología de la violencia de género de manera explícita en sus calles".