CCOO denuncia la pérdida de más de 3.000 empleos en la provincia en el sector financiero y el cierre de 615 oficinas bancarias

​Si en el año 2008 en Sevilla había 8.512 trabajadores en el Sector, solo una época después el sector ha perdido el 35,61 por ciento de los puestos de trabajo
|

El proceso de desmantelamiento de la red del sistema financiero español continúa. El Sindicato Provincial de Servicios de CCOO de Sevilla denuncia que en la última década la provincia de Sevilla ha pasado de contar con 1.514 oficinas a solo 899. Un descenso que ha sido sostenido en el tiempo y que se ha producido en cada año desde 2008 y que se ha llevado por delante a más del 40 por cientode las oficinas de las entidades de depósito de la provincia.


Concentraciu00f3n BBVA


Estos datos pertenecen a un estudio elaborado por la Agrupación del Sector Financiero de la Federación de Servicios de CCOO-A, que también muestran cómo el peso de la provincia de Sevilla ha disminuido durante la crisis. Si en el año 2008 las oficinas de entidades de depósito en Sevilla constituían en 21,6 por ciento del total de las que se encontraban en Andalucía, el pasado año el peso específico de esta provincia había caído hasta el 20,16 por ciento.


Este cierre de oficinas tiene consecuencias. Según el Sindicato Provincial de Servicios de CCOO de Sevilla se está produciendo un “durísimo proceso de reestructuración” en el sector que está provocando “el despido masivo de trabajadores y trabajadoras durante la última década, la disminución de la competencia entre entidades y la exclusión financiera de amplias capas de la población a consecuencia del cierre masivo de oficinas bancarias”.


CAÍDA DEL EMPLEO


El cierre de oficinas en la provincia de Sevilla se ha trasladado al empleo. Si en el año 2008 en Sevilla había 8.512 trabajadores y trabajadoras en el Sector financiero, solo una época después el sector ha perdido el 35,61 por ciento de los puestos de trabajo. Como denuncia el Sindicato Provincial de Servicios de CCOO de Sevilla, en la provincia solo quedaban a finales de 2017 5.481 trabajadoras y trabajadores en el sector financiero cuando en el año 2008 eran 3.031 trabajadores y trabajadoras más.


A ello se une, a pesar de los beneficios crecientes del sector, un empeoramiento de las condiciones laborales de la plantilla que se ha quedado, con prolongaciones de jornada que siguen creciendo por el incremento de las cargas de trabajo y una inaguantable presión comercial. El Sindicato ha dejado claro que seguirá denunciando el fraude que supone a la Seguridad Social, a la Hacienda Pública y a la sociedad en general los millones de horas extra sin remunerar que se hacen en el sector financiero ante la opinión pública, las Inspecciones de Trabajo y los Tribunales Internacionales. De hecho, CCOO ha obtenido el respaldo de la Comisión Europea que coincide en señalar que la legislación española no garantiza los derechos de las personas trabajadoras y contradice las directivas europeas sobre tiempo de trabajo y salud a raíz de que el Tribunal Supremo Español interpretase que las empresas no estaban obligadas a llevar un registro de la jornada diaria de su plantilla. “Esperamos que el Tribunal de Justicia de la UE tome en consideración estas observaciones y se pronuncie a favor de la obligatoriedad de que las empresas lleven un registro diario de la jornada. Mientras tanto, el sindicato seguirá hablando con los Grupos Parlamentarios para tratar de que se modifique la ley en este sentido, primer paso para demostrar la realización efectiva de horas extra sin remunerar”.