La 'biopsia del ganglio centinela' del Virgen del Rocío permite 33 diagnósticos de cáncer sin operar

La información que ofrece esta prueba es, por tanto, de vital importancia para que el médico pueda determinar la extensión de la enfermedad en el cuerpo
|

Hasta 33 personas con un cáncer en la cavidad oral han sido diagnosticadas mediante 'biopsia selectiva del ganglio centinela', una técnica míminamente invasiva que ofrece la Unidad de Medicina Nuclear del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla para identificar la fase de desarrollo en la que se encuentra el tumor y que evita la cirugía.


Virgen rocio


Los profesionales han incluido 18 meses atrás la 'biopsia selectiva del ganglio centinela' ya que es mucho menos agresiva y causa una menor morbilidad que la cirugía, que con el mismo fin se venía realizando hasta ahora en estos pacientes, la cual consistía en una linfadenectomia cervical --extirpar todo el sistema linfático cervical ante el riesgo de que el cáncer se extendiera a esta zona--, según ha informado en un comunicado la Consejería de Salud.

Esta opción supone un mayor riesgo de complicaciones para el paciente al tiempo que requiere más días de ingreso hasta que recibe el alta médica. La 'biopsia selectiva del ganglio centinela' es una técnica que los profesionales usaban de manera habitual en otros tipos de tumores, principalmente, en carcinomas mamarios y melanomas cutáneos.

Se trata de un procedimiento en el que se identifica, se extirpa y se examina el ganglio linfático centinela para determinar si hay células cancerosas presentes. Un resultado negativo de dicha biopsia sugiere, por tanto, que el cáncer no ha adquirido la capacidad para diseminarse a los ganglios linfáticos cercanos o a otros órganos, por lo que se encontraría en las primeras fases de la enfermedad.

Un resultado positivo, en cambio, indica que el cáncer está presente en el ganglio linfático centinela y que podría encontrarse en otros ganglios linfáticos cercanos --llamados ganglios linfáticos regionales-- y, posiblemente, en otros órganos. La información que ofrece esta prueba es, por tanto, de vital importancia para que el médico pueda determinar la extensión de la enfermedad en el cuerpo y, en función de esto, formular un plan específico de tratamiento para el paciente.