Fiscalía archiva la denuncia por las talas de árboles en la plaza del Pumarejo y avenida de Cádiz

Por último, añade que la ley penal exige que la tala o el daño a la especie de flora sea "relevante para la conservación de la especie", lo que "tampoco es el caso"
|

La Fiscalía de Medio Ambiente, Urbanismo y Patrimonio Histórico de la Audiencia de Sevilla ha archivado la denuncia presentada por un ciudadano contra las talas y podas de árboles llevadas a cabo en la plaza del Pumarejo y en la avenida de Cádiz en la primera quincena de julio. En el escrito, se indica que no consta que ninguna de las intervenciones afecte a especies arbóreas de especial protección ni que sean especies silvestres, por lo que "no es posible continuar con las diligencias penales".


Pumarejo


La denuncia presentada habla de que las talas se hacen en verano de manera "descontrolada" y de que las podas se ejecutan "indebidamente", lo que considera que puede causar la "muerte de pájaros que anidan o viven en los árboles afectados". Frente a ello, la Fiscalía advierte de que, "aunque fuera desacertada la tala o la poda, como no es posible perseguir el hecho penalmente por ser atípico, la vía para impugnar estos hechos por quien no esté conforme es recurrir administrativamente la decisión que se haya autorizado sobre esa tala o poda".


En este sentido, la Fiscalía señala que la tala de árboles o su poda incontrolada sólo tienen relevancia jurídica penal cuando afecta a especies protegidas "y no a los árboles que no gozan de esa especial protección legal, sino la protección genérica o común de cualquier especie vegetal de disfrute público". Además, explica que para que surja el delito contra la flora han de ser además especies silvestres, "lo que no es obviamente el caso presente", por estar todas plantadas en zona urbana.


Por último, añade que la ley penal exige que la tala o el daño a la especie de flora sea "relevante para la conservación de la especie", lo que "tampoco es el caso". Se trata, de este modo, del archivo de la primera de las denuncias presentada en esta línea tras las críticas despertadas en colectivos ecologistas y ciudadanos por las actuaciones municipales encaminadas a talar y podar los árboles de la ciudad, teniendo en cuenta que el informe realizado en 2015 -previo a los temporales de invierno y primavera- apuntaba a más de 2.500 ejemplares que suponían "peligro objetivo" para las personas por la caída de ramas y troncos.


En concreto, la actuación de principios de julio en la plaza del Pumarejo y la avenida de Cádiz se enmarca en las acciones encaminadas a acabar con los cerca de 500 árboles que aún quedaban en la ciudad considerados "en situación de riesgo cuatro" por su estado de deterioro, acciones que abordan la posterior plantación de nuevos ejemplares.