El Ayuntamiento ejecuta este verano 128 intervenciones para mejora de la accesibilidad en la vía pública en 83 barrios

​Las actuaciones han sido seleccionadas tras una evaluación de las demandas y reclamaciones existentes a través de la nueva Oficina de Accesibilidad en coordinación con los distritos municipales
|

la Gerencia de Urbanismo, ejecuta durante este verano la primera fase del plan de eliminación de barreras arquitectónicas en la vía pública, que se realiza a través del nuevo contrato de conservación dotado con un presupuesto específico de 600.000 euros. Esa primera fase del programa, enmarcado en la estrategia de accesibilidad del actual equipo de gobierno de la ciudad, permitirá ejecutar 128 actuaciones en 83 barriadas. De acuerdo con las demandas de vecinos y vecinas y en coordinación con los distritos, la mayor parte de las actuaciones se corresponden con rebajes en el acerado.


Distrito Macarena 1


“Para este gobierno, la accesibilidad universal es una prioridad, de ahí que, por vez primera, se haya dotado de una herramienta ágil y con los recursos para atender los problemas de accesibilidad que se detecten en la vía pública, recogiendo peticiones de los ciudadanos y los propios distritos y priorizando las actuaciones que faciliten el tránsito de personas, en especial de aquellas que tienen su movilidad reducida”, ha dicho el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, durante una visita  a este tipo de obras en la confluencia entre la calle Camino Cantalobos y Avenida de la Barzola, en el Distrito Macarena, junto con la delegada del mismo, Clara Isabel Macías, el director técnico de la Gerencia de Urbanismo de Sevilla, Jorge Almazán, y representantes vecinales. “Estamos ante un ejemplo de cómo estamos actuando en materia de accesibilidad. Sus propuestas de rutas peatonales seguras se irán planificando y priorizando”, ha abundado.


Desde la Oficina de Accesibilidad se planifica teniendo en cuenta una aplicación que permite llevar un seguimiento de cada una de las peticiones que se registran, así como de la respuesta municipal. Para definir esta primera fase se han evaluado 308 solicitudes, que se han registrado de forma integral a través de la nueva Oficina de Accesibilidad, los distritos, la Policía Local, el Defensor del Pueblo o Protección Civil. Estas peticiones se correspondían en un 81 por ciento con rebajes, en un 12 por ciento con mejoras de accesibilidad y en un dos por ciento con marmolillos. Y de estas, se han seleccionado 128 para una primera intervención.


Esta primera fase se encuentra ya en marcha en distintos barrios de la ciudad. Eso sí, de acuerdo con los informes técnicos y las demandas registradas, se intervendrá en mayor medida en algunas zonas con más problemas detectados. Por ejemplo, se realizarán once actuaciones en Colores Entreparques, diez en Pino Montano, diez en Polígono Sur; nueve en Los Remedios; cinco en San Jerónimo y cinco en hermandades. En más de 40 barrios se ejecutarán entre una y tres actuaciones. De acuerdo con los análisis de la oficina de accesibilidad, dado que los itinerarios peatonales se realizan en un radio de 500 metros, estas intervenciones pueden llegar a beneficiar en mayor o menor medida a más de 400.000 personas.


Esto se suma a otros proyectos de accesibilidad en marcha en estos momentos (de inversiones en vía pública o de instalaciones de ascensores, entre otros) que suman un importe total en estos momentos superior a los seis millones de euros, así como a las medidas que se están desarrollando desde el Área Municipal de Comercio con la línea de subvenciones públicas a establecimientos para la eliminación de barreras arquitectónicas, desde Tussam, Movilidad o desde Bienestar Social. Todas ellas se enmarcan dentro del plan integral ahora en redacción. Tussam, además, ha licitado un contrato que incorpora por primera vez un programa de adecuación de todas las paradas de transporte público para que cuenten con un apoyo isquiático destinado a personas con movilidad reducida, así como la traducción a lenguaje braille de las indicaciones de todas las paradas.