Denunciado el propietario de un perro en Utrera por abandonarlo en vacaciones

Por ello, el propietario del perro ha sido sancionado por el punto 3.4 del artículo 37 de la Ordenanza Municipal de Protección Animal que dice textualmente que hay que "mantener a lo animales en lugares donde ocasiones molestias evidentes a los vecinos"
|

Agentes de la Policía Local de Utrera (Sevilla) ha denunciado a un vecino del citado municipio acusado presuntamente de abandonar a su perro en periodo de vacaciones, según informa el Ayuntamiento Utrerano a través de un comunicado. Concretamente, los hechos sucedieron en la madrugada del pasado sábado cuando los agentes de la Policía Local recibieron una llamada del Centro de Coordinación Operativa (CECOP) informando de que había un vecino de la localidad que no podía entrar en su vivienda porque en el rellano de las zonas comunes del bloque donde vive se encontraba un perro "bastante agresivo" que le había intentado morder.


Policia local


Así las cosas, cuando los agentes de la Policía Local utrerana se personan en el lugar, el perro se encontraba "con actitud desconfiada, gruñendo a los actuantes y en posición de atacarlos", por lo que usaron el lazo inmovilizador para atrapar al perro y, una vez inmovilizado y estando ya en un estado más tranquilo, se le pasó el lector de chip, comprobando los agentes que carecía del mismo. Asimismo, tras entrevistarse los agentes con los vecinos del bloque, se hicieron varias llamadas al propietario del perro, el cual se encontraba de vacaciones, no pudiendo contactar con el mismo y, posteriormente, el perro fue trasladado a las dependencias policiales y se avisó a la empresa concesionaria del servicio de recogida para que se hiciera cargo del mismo.


Por ello, el propietario del perro ha sido sancionado por el punto 3.4 del artículo 37 de la Ordenanza Municipal de Protección Animal que dice textualmente que hay que "mantener a lo animales en lugares donde ocasiones molestias evidentes a los vecinos", por lo que este comportamiento se considera como una infracción leve y el dueño deberá hacer frente a una sanción de entre 75 y 500 euros. A tal efecto, a principios del presente año se inició una campaña municipal en Utrera que tiene como finalidad "la protección y el bienestar animal desde diversos ámbitos", así como garantizar "la convivencia ciudadana". Desde entonces se han llevado a cabo diferentes acciones, de concienciación e inspecciones.