La Policía Local cursa ocho denuncias contra locales de ocio en distintas zonas de la ciudad durante una madrugada

​Las denuncias atienden a ejercer la actividad de terraza de verano sin autorización, excederse en el número de mesas y veladores o poner música sin permiso
|

El dispositivo de vigilancia de las actividades de ocio nocturnas que realiza la Policía Local de Sevilla, cuerpo adscrito a la Delegación de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores del Ayuntamiento, se ha saldado esta madrugada con ocho establecimientos hosteleros inspeccionados en distintas zonas de la capital con ocho partes de denuncia abiertos por distintas irregularidades, en su mayoría por actividades de terraza de verano sin autorización, por excederse en el número de mesas y veladores y carecer de permiso para poner música. Uno de esos locales, ubicado en la calle Arqueología del Distrito Norte, fue desalojado con carácter voluntario tras ser denunciado por su exceso de ruido, después de atender los agentes de la Línea Verde los avisos de vecinos por molestias debido a la música a alto volumen.


Policia local


En la madrugada de hoy, Plaza de América, calle Arjona, Isla de la Cartuja, Distrito Norte y Casco Antiguo han concentrado la labor de inspección de la Línea Verde de la Policía Local, encargada de garantizar el cumplimiento de las distintas normativas en materia de medio ambiente, seguridad de los establecimientos, autorización de licencias y derecho al descanso, entre otras funciones. “En este caso, las labores de inspección se centraron especialmente en el control del ruido, analizando si había o no autorización para música, los elementos musicales, los limitadores de sonido y la autorización o no para realizar la actividad de terraza de verano. El ocio nocturno no puede estar reñido con el derecho al descanso”, según ha recalcado el delegado del ramo, Juan Carlos Cabrera.


De las ocho inspecciones realizadas, dos se hicieron en establecimientos con expedientes ya abiertos por la Línea Verde, al objeto de comprobar si estos reincidían o no en el incumplimiento de las normativas. A uno de ellos se le abrió acta por elementos musicales no autorizados y salida de la música al exterior. Se cursó también visita a una de las discotecas precintadas en la madrugada anterior, aunque no se realizó inspección dado que estaba cerrada y, por tanto, seguía cumpliendo la orden del precinto.