Nueva actuación por "venta ilegal" en el Charco de la Pava y los antiguos vendedores insisten en sus demandas

En ese sentido, el portavoz de la asociación oficial de vendedores ha concretado que ya son "19 quejas" las enviadas al Gobierno local, "sin respuesta alguna" todavía
|

Después de que en octubre de 2017 el Ayuntamiento hispalense comenzase a impedir la celebración del mercadillo que cada domingo se venía celebrando en las explanadas del Charco de la Pava, la empresa municipal Limpieza Pública y Protección Ambiental (Lipasam) ha intervenido de nuevo este último fin de semana en dicho espacio para la recogida de residuos derivados de la "venta ambulante ilegal", toda vez que la asociación de los antiguos vendedores del Charco de la Pava se desliga de tal extremo e insiste en su petición de restituir este rastro tradicional con todas las garantías.


Charco pava


En concreto, el Ayuntamiento hispalense informaba este último fin de semana de un despliegue conjunto de la Policía Local y Lipasam ante un nuevo episodio de "venta ambulante ilegal" en el Charco de la Pava, toda vez que las autoridades locales impiden desde octubre el mercadillo que allí se celebraba, bajo la premisa de que se trataba de una actividad comercial no autorizada que había derivado incluso en la venta de objetos robados.


Al respecto, precisaba el Ayuntamiento que en los meses previos a la mencionada prohibición, habían sido decomisados más de 200 artículos robados o falsificados, proliferando los puestos de alimentación sin control administrativo ni sanitario, así como los episodios de alteración del orden público y comportamientos incívicos. Por contra, el colectivo de antiguos vendedores, reunidos en una asociación, pide la regulación específica de este mercadillo y su "reubicación", ya que como sostienen estas personas, esta actividad "era el único subsidio para muchas familias" y el colectivo está "dispuesto a pagar" para solucionar el asunto.


En ese sentido, uno de los portavoces del colectivo, Manuel Jiménez, ha manifestado que son los vendedores "ilegales" y no los miembros de la asociación quienes protagonizan los citados episodios de instalación ilegal de puesta de venta en el Charco de la Pava, manifestando que aún siguen las negociaciones con el Ayuntamiento, en busca de la restitución del rastro tradicional mediante la regulación del mismo. En ese sentido, el portavoz de la asociación oficial de vendedores ha concretado que ya son "19 quejas" las enviadas al Gobierno local, "sin respuesta alguna" todavía.