La Policía descubre un punto de venta de droga al acudir a una vivienda por un caso de malos tratos

La detenida, en paralelo, fue trasladada a un centro hospitalario para ser atendida de las lesiones que presentaba, toda vez que ambos quedaron en dependencias policiales
|

Agentes de la Policía Local de Sevilla han detenido a una pareja de 31 y 20 años respectivamente, como presuntos autores de un delito contra la salud pública, después de que los funcionarios acudiesen a su vivienda a cuenta de un delito de malos tratos que estaba perpetrando el varón de 31 años sobre su pareja, y allí descubriesen un punto de venta de drogas.


Emergencias sevilla


El pasado domingo 29 de julio, según el Ayuntamiento hispalense, varias patrullas de la Policía Local acudieron durante la madrugada a un domicilio en el barrio de La Plata de la capital. Allí, según los vecinos que avisaron al 092, se estaba produciendo una discusión entre una pareja y temían un posible caso de violencia de género. Al llegar, los agentes pudieron escuchar desde el exterior una fuerte discusión y golpes. Tras llamar a la puerta e identificarse como policías, cesaron los ruidos y voces.


Pasados unos minutos, una joven de 20 años con evidentes signos de haber sido agredida, muy nerviosa y llorando, salió al encuentro de los agentes. En este estado, la joven insistía a los agentes no haber sido agredida y no necesitar ayuda, mientras el interior del domicilio se encontraba la pareja de la joven, con quien convive desde hace un mes. Los agentes insistieron en acceder al domicilio para contactar con el varón, quien a voces insistía no encontrar las llaves para abrirles la puerta como excusa para eludir el acceso de los agentes. Cuando abrió la puerta, una segunda excusa: "agentes, en el piso no hay luz y no pueden ver nada". Algo que se solucionó cuando los agentes activaron el interruptor.


Ya en el interior del domicilio, los agentes pudieron localizar en una habitación un mostrador que era utilizado como punto de venta de drogas. Allí localizaron dinero en metálico, balanzas y útiles propios para el comercio de estupefacientes, así como distintos tipos de droga (polen de hachis, MDMA, cannabis, etc.) Ante ello, el varón reconoció que la droga era de su propiedad y que se dedicaba al tráfico de estupefacientes a pequeña escala, admitiendo haber protagonizado una discusión con su pareja momentos antes de llegar las patrullas de Policía Local.


Así las cosas, ambos quedaron detenidos por un delito contra la salud pública. El varón además, sería detenido por haber agredido a su pareja sentimental y por estar reclamado por un juzgado de Sevilla, pues le constan 23 detenciones anteriores. La detenida, en paralelo, fue trasladada a un centro hospitalario para ser atendida de las lesiones que presentaba, toda vez que ambos quedaron en dependencias policiales y posteriormente puestos a disposición judicial.