El Ayuntamiento activa un dispositivo especial en los edificios ocupados ilegalmente en Fray Isidoro

El edificio se trata de una propiedad privada declarada en situación de ruina ocupada de forma ilegal por personas ajenas a la propiedad
|

El Ayuntamiento de Sevilla ha puesto en marcha en el día de hoy un dispositivo especial organizado por Policía Local, Lipasam, Zoosanitario, Bomberos, Servicios Sociales, distrito Macarena y Gerencia de Urbanismo tras detectarse una situación de riesgo grave de derrumbe y de peligro inminente en el número cuatro de la calle Fray Isidoro de Sevilla. En este inmueble, ocupado de forma ilegal, se ha producido un robo progresivo de los apuntalamientos que dotaban de estabilidad al edificio. Esto ha provocado una situación de “colapso total” y un riesgo grave que se extiende también a los números dos y seis.


Ayuntamientodesevilla 2


La actuación se realiza después de que la propiedad del edificio haya trasladado a la Gerencia de Urbanismo en junio de 2018 el aviso de que se han producido robos de los puntales existentes en el número 4 del edificio y que se habían instalado en el año 2006 debido al mal estado de los forjados de las cubiertas. De hecho, dada esta situación, los informes técnicos constataron que cualquier alteración de los apuntalamientos supondría una situación de peligro inminente para los posibles ocupantes y para las edificaciones colindantes situadas en los números 2 y 6. En 2014 además el edificio fue declarado en situación de ruina.


Desde 2007, por tanto, está decretado el desalojo de personas y enseres de este inmueble de propiedad privada así como su clausura, orden que ha sido vulnerada durante este tiempo. No obstante, la situación de peligro inminente para los ocupantes y para el entorno que se produce por el robo de los puntales y por la situación de “colapso total” del inmueble ha conducido a la puesta en marcha del dispositivo especial.

La actuación municipal recoge labores de limpieza de basuras y escombros, desinsectación, desinfección y desratización, así como la inspección de la totalidad de las edificaciones de los números dos, cuatro y seis de la calle para evaluar los daños existentes en el inmueble. Asimismo, se procederá a la reposición de los apuntalamientos que han desaparecido y el refuerzo de elementos estructurales que se constate que se encuentran deteriorados y que suponen un riesgo. Para ello, es imprescindible el desalojo de personas y enseres que ocupan de forma ilegal el número cuatro de la calle. En el caso de los números dos y seis se ha procedido a un desalojo provisional hasta que han evaluado los riesgos. De momento, ya se han observado graves riesgos de derrumbe también en el número dos que hacen aconsejable su clausura.


El edificio se trata de una propiedad privada declarada en situación de ruina ocupada de forma ilegal por personas ajenas a la propiedad. Desde 2007 cuenta con una orden de clausura de la vivienda y de la azotea así como de desalojo. Para evitar el derrumbe se ejecutaron en este tiempo distintas medidas de seguridad, entre ellas los apuntalamientos que, al ser retirados han puesto en riesgo de colapso todo el edificio generando una situación de inseguridad para los ocupantes y para todo el entorno.