Urbanismo ordena a un restaurante de la calle Betis retirar ocho mesas y 32 sillas instaladas "sin licencia" en Triana

Según la patronal de la hostelería, la gran mayoría de los incumplimientos serían protagonizados siempre por los mismos empresarios
|

La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla ha ordenado recientemente a un restaurante de la calle Betis la "suspensión inmediata" de sus veladores, después de que la Policía Local denunciase la instalación de ocho mesas y 32 sillas sin licencia alguna para ello. Según la orden de la Gerencia de Urbanismo, sobre las 23,20 horas del pasado 9 de marzo, la Policía Local de Sevilla cursó una visita a este restaurante enclavado en el número 25 de la calle Betis, descubriendo "la instalación de ocho mesas y 32 sillas ocupando la vía pública sin licencia", ordenando después Urbanismo la "suspensión inmediata" del uso de estos veladores al carecer los mismos de autorización.


Callebetis


Más recientemente, la Gerencia de Urbanismo acordaba del mismo modo una multa a un negocio de hostelería por incumplir una orden de 2016 relativa a la "inmediata" retirada de los veladores instalados sin licencia, ordenando en paralelo a otros nueve establecimientos del sector hostelero la retirada también "inmediata" de veladores instalados sin licencia alguna o más allá de la autorización concedida, según cada caso. Ya en 2015, por cierto, la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, dirigida por Jesús Maeztu, emitía una resolución señalando la "pasividad y las disfuncionalidades" del Ayuntamiento a la hora de tramitar los procedimientos sancionadores por veladores instalados sin autorización.


En esta resolución, Maeztu exponía además que las cifras probarían que "un amplio sector de la hostelería instala ilegalmente sus terrazas", pues "más de un tercio de las más de 600 inspecciones realizadas desde enero a mediados de octubre de 2014 dieron lugar a expedientes sancionadores". No obstante, la asociación de empresarios hosteleros de Sevilla viene defendiendo que los negocios infractores constituyen un porcentaje mínimo respecto al número local de establecimientos. Según la patronal de la hostelería, la gran mayoría de los incumplimientos serían protagonizados siempre por los mismos empresarios.