Reabierto el Jardín Americano tras diversas mejoras a cuenta de los temporales y el acto vandálico de mayo

​En el entorno del Aula Bioclimática, se han eliminado los rastrojos, se han desbrozado los alrededores y la empresa Lipasam ha instalado casi una decena de papeleras de gran tamaño
|

El Jardín Americano, creado en la Cartuja con motivo de la Exposición Universal celebrada en 1992 en Sevilla y restaurado entre 2007 y 2010 gracias a financiación europea, ha reabierto sus puertas este sábado tras una serie de mejoras acometidas en este espacio natural singular, recientemente marcado por los desperfectos, los actos incívicos y la muerte de los peces que habitaban su lago, según informa el Consistorio hispalense.


Jardin americano


En concreto, se ha limpiado la totalidad de ese recinto verde enclavado en la Cartuja, se han abordado tareas de poda, eliminación de rastrojos y malas hierbas y pintura, se han colocado papeleras y, por último, se han recuperado el gran lago y sus cascadas, después de una limpieza en profundidad del fondo, paredes y canales y el arreglo del conjunto del sistema hidráulico, toda vez que dicho lago había sido el escenario de la muerte de no pocos peces, según denunciaban meses atrás diversas voces.


A tal efecto, esgrime el Ayuntamiento que tras ser castigado por los fuertes y perinaces temporales de viento de la última primavera, a primeros de mayo un acto vandálico inutilizó la bomba de agua del estanque y sus cascadas. "En estos dos meses, además de recuperarse las infraestructuras de agua, se ha procedido a un adecentamiento integral del este emblemático espacio verde, que ya pueden volver a disfrutar sevillanos y turistas", ha indicado David Guevara, concejal de Parques y Jardines.


En ese sentido, ha recordado que por motivos de seguridad, el Jardín Americano estuvo cerrado aproximadamente un mes antes del acto vandálico debido a los temporales, de ahí que se haya procedido también a una rigurosa labor de poda de árboles y de revisión del resto de especies vegetales. En el entorno del Aula Bioclimática, que también se ha remozado, se han eliminado los rastrojos, se han desbrozado los alrededores y la empresa Lipasam ha instalado casi una decena de papeleras de gran tamaño. "Solicitamos colaboración ciudadana para que este enclave esté limpio y, de hecho, entidades y colectivos que utilizan el Aula Bioclimática han prestado ya su colaboración, colocando carteles que llaman a esa concienciación ciudadana", ha abundado Guevara.