El Ayuntamiento refuerza la campaña contra los excrementos caninos en la vía pública

​El dispositivo conjunto, conformado por inspectores y ayudantes de Lipasam y agentes de la Policía Local, ha realizado ya 12.473 intervenciones informativas y ha formalizado 254 en todos los distritos de la ciudad
|

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores y Lipasam, ha diseñado un nuevo refuerzo de las acciones de inspección, sanción, divulgación y sensibilización en relación a los excrementos caninos en la vía pública. Por ello, se han puesto en marcha nuevas campañas de comunicación; se va a reforzar el reparto de bolsas con más de 2.000.000 este año; se van a incrementar las placas disuasorias y se va a priorizar esta línea dentro de los programas educativos y de las brigadas ambientales que realizan su acción en los barrios.


Foto campau00f1a recogida excrementos caninos 2


Estas acciones complementarán el trabajo de la unidad puesta en marcha entre la Policía Local y Lipasam que desde enero de 2017 ha realizado ya 12.473 acciones informativas y ha interpuesto 254 denuncias. Con estas cifras, en este mandato se han duplicado ya las intervenciones tanto inspectoras como sancionadoras en relación con el periodo 2011-2015.


El delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, ha realizado hoy balance, junto a la gerente de Lipasam, Virginia Pividal, de este proyecto de colaboración entre la Policía Local y la empresa municipal de limpieza que arrancó hace 18 meses con el objetivo de “aumentar la concienciación y, sobre todo, establecer un mecanismo inspector y sancionador ante uno de los principales problemas de limpieza que tienen nuestros barrios por el incivismo de determinadas personas”, ha señalado Cabrera.


Así, el delegado ha detallado que la inspección y sanción a través de este dispositivo conjunto, conformado por inspectores y ayudantes de Lipasam y agentes de la Policía Local, “ha conseguido duplicar las denuncias y las intervenciones con respecto a los años anteriores, alcanzando los mayores registros logrados en la ciudad en este tipo de intervenciones”. “Desde el gobierno municipal hemos sido sensibles en esta materia porque los ciudadanos así nos lo han demandado y, sobre todo, somos conscientes de que tenemos que impulsar la concienciación de los ciudadanos y ciudadanas sobre este problema sin perder de vista el aspecto sancionador de este dispositivo”, ha indicado Cabrera.


PREVISIÓN HASTA FINAL DE 2018


Respecto al balance de esta campaña, y teniendo en cuenta los datos logrados hasta ahora, la previsión es que desde el inicio del mandato y hasta el cierre de 2018 se superen las 30.000 actuaciones, lo que supone el doble que en el periodo 2011-2015 que se cerró con 16.000. En cuanto a las denuncias, que pueden suponer multas de 150 euros, al cierre de 2018 se van a superar ampliamente las 300, también el doble de las registradas en el periodo 2011-2015.


Asimismo, Cabrera ha considerado que “en términos generales, aunque se actúa en toda la ciudad, hay zonas en las que se está logrando una mayor concienciación y en las que se está reduciendo el número de excrementos en la vía pública”. Por distritos, son los de Norte (1.111 inspecciones y 47 denuncias), Nervión (1.459 y 30), San Pablo-Santa Justa (1.173 y 27), Este-Alcosa-Torreblanca (1.796 y 26) y Casco Antiguo (1.514 y 21) en los que más intervenciones se han llevado a cabo durante los últimos 18 meses.


La gerente de Lipasam por su parte, ha explicado que a la labor de este dispositivo se une una nueva campaña de comunicación y sensibilización a través de medios de comunicación y de soportes en la vía pública en relación con la recogida de los excrementos de las mascotas. Esta nueva campaña se enmarca dentro del ‘Reto Lipasam’ con el objetivo de aumentar la concienciación sobre la necesidad de mantener limpia la ciudad y no permitir que las mascotas ensucien las calles consus excrementos.


Además, tal y como ha detallado Pividal, esta campaña también se marca como objetivo “introducir entre los ciudadanos y ciudadanas con mascotas que, además de recoger los excrementos, se habitúen, como ya ocurre en otras ciudades, a llevar consigo una botella con agua para limpiar la orina en la vía pública, especialmente en verano para evitar los malos olores”. “Este aspecto no tendrá, por ahora, carácter sancionador pero será parte de la labor informativa e inspectora que se realiza”, ha aclarado la gerente de Lipasam.


A esto se suman otras medidas puestas en marcha por Lipasam como el incremento de las placas disuasorias en la vía pública, al incorporarse 400 a las 2.000 ya existentes; la incorporación de nuevas acciones de concienciación en los programas educativos de Lipasam así como en la brigada medioambiental que empieza en este mes de julio; el aumento de bolsas que se reparten a través de asociaciones y distritos, cuyo número se va a duplicar respecto a años anteriores hasta alcanzar los dos millones distribuidas; y, por último, acuerdos con entidades, como en el caso del Colegio Oficial de Veterinarios de Sevilla, para que se lleve a cabo el reparto de bolsas en clínicas y para que se ofrezcan charlas de concienciación.